fbpx

Videojuegos, mucho más que simple entretenimiento

Los videojuegos forman parte de nuestra cultura desde hace algún tiempo, ya sea por parte de los ávidos jugadores muy sumergidos en estas tendencias, siempre al pendiente de una nueva consola y juegos, o aquellos que descargan juegos en su celular para matar algunos minutos mientras realizan alguna otra actividad. A través de los años, desde la aparición de estos juegos, el mundo ha sido influenciado con esta herramienta de entretenimiento que, sin duda, ha generado grandes ganancias a sus creadores.

Se puede decir que la industria de los videojuegos es hoy una de las más riesgosas, ya que se pueden invertir millones de dólares sin ninguna garantía de retorno, como el caso de la consola Wii U Nintendo, que ni siquiera se acercó a las ventas esperadas por la compañía, generando millones de dólares en pérdidas. En contraste, se invirtieron cerca de 265 MDD en desarrollar el juego Grand Theft Auto V (conocido como GTA V); para mediados del 2018, se habían vendido cerca de 90 millones de copias generando ganancias de alrededor de los 6 MMDD. Derivado de esto, se entiende que la industria de videojuegos puede compararse con la industria cinematográfica, en el sentido de que se llegan a invertir grandes cantidades de dinero en generar el producto más atractivo del momento, pero se corre el riesgo de no ser bien recibido por el público y perder todos los recursos invertidos en su elaboración.

Las compañías más exitosas en el desarrollo de los videojuegos más populares tienen un particular modelo de negocio, el cual hace uso de capital semilla para desarrollar investigación en nuevas tecnologías. Tal es el caso de compañías como Nintendo, Sony y Microsoft, que cada cierto tiempo lanzan nuevas consolas con mejores gráficos y calidad en los juegos. La principal característica de estos productos digitales es que son caros de crear en primera instancia, de ahí el gran desembolso en investigación. Pero, una vez desarrollada la tecnología, es prácticamente gratis reproducir millones de copias basados en los resultados de la investigación, de acuerdo con el profesor de economía de la London School of Economics, Danny Quah.

Sin duda hay otros modelos alternativos, como lo ha demostrado la oleada de contenido descargable en teléfonos móviles. En este sentido, existen audiencias que están interesadas en jugar pero que no dan tanta importancia a las innovaciones en gráficos e interfaces. Tal fue el caso de Flappy Bird, un juego que costó alrededor de 300 dólares y llegó a generar 18 MDD al año durante el tiempo que permaneció a la cabeza de las aplicaciones más populares para celular.

Dejando de lado el tema financiero, nuestra cultura ha sido influenciada por los videojuegos por más de 30 años. Desde que apareció tennis for two, han surgido personajes como Donkey Kong, Sonic the Hedgehog, y Pokémon que se han convertido en mascotas e iconos culturales desde los noventa. Así, entre consolas, juegos, multijugadores en línea y la realidad virtual, cerca de siete generaciones de videojuegos han sido desarrolladas, cada una con mayor penetración y generando más adeptos.

Es claro que una industria con tal nivel de impacto en la vida diaria de las personas también tiene efectos en el ámbito político. Por ejemplo, el juego 1979 Revolution, inspirado en la Revolución iraní, fue catalogado como propagandista, provocando que el gobierno iraní acusara a uno de sus desarrolladores de espionaje. Además de simplemente entretener, también son elaborados con el fin de abordar temas incómodos para la sociedad. Tal fue el caso de Papers, Please, juego que se enfoca en mostrar la carga emocional que supone trabajar como inspector de aduanas, o también Oiligarchy donde el objetivo es volverse millonario destruyendo el medioambiente y sobornando políticos mientras se dirige una petrolera.

Sin importar las opiniones a favor o en contra sobre estas plataformas, no se puede negar la importancia que los videojuegos están teniendo en la sociedad, ya sea como un simple medio de entretenimiento o como herramienta para la diseminar ideas. En este sentido, la acumulación de poder financiero, influencia cultural e incluso política darán de qué hablar en el futuro cercano.

 

¿Te interesa saber cómo impacta el desarrollo de ciertas tecnologías al sector donde opera tu organización? Comunícate con nosotros al correo info@riesgospoliticos.com.mx para brindarte la asesoría que necesitas.

 

Photo by Enrique Vidal Flores on Unsplash

Follow by Email
Twitter
Visit Us
Follow Me
LinkedIn
Share

Deja un comentario