fbpx

Las tres grandes amenazas para el mundo

La reportera Kate Ryan de Thomson Reuters, en colaboración con el Foro Económico Mundial, escribió una nota sobre las tres grandes amenazas a la población mundial que presentan un riesgo tanto para los negocios como la gobernanza. Estas son: obesidad, malnutrición y cambio climático.

Es importante analizar estas tres amenazas, ya que están vinculadas entre sí. La industria alimenticia mundial ha desarrollado procesos para la producción masiva de comida que aumenta el contenido calórico en perjuicio de la calidad nutricional. La producción masiva, a su vez, es la mayor fuente de emisiones de carbono, y continuará siéndolo si no transita a prácticas agrícolas y de distribución sustentables.

La Federación Mundial de Obesidad estima que 815 millones de personas padecen de obesidad (aproximadamente 10% de la población mundial) y que cada año ocurren cuatro millones de muertes relacionadas con esta enfermedad. Además, la industria de alimentos cuenta con un gran poder de cabildeo gracias a la elevada demanda por alimentos procesados. Este poder se utiliza para obtener subsidios que podrían utilizarse para fondear inversiones en energías renovables.

A su vez, la falta de inversión en prácticas sustentables contribuye al cambio climático, la tercera amenaza que apunta Kate Ryan. El cambio climático presenta un altísimo riesgo para la ecología, y tal es el grado del riesgo, que se han realizado estudios para determinar si los efectos del cambio climático están ocasionando problemas para la sustentabilidad de muchas comunidades.

Existe evidencia de que, a pesar de no ser el origen de conflictos sociales, el cambio climático es un factor que incrementa la posibilidad de conflicto en regiones que han padecido tensiones históricas. Algunos ejemplos, explicados en el artículo “Water Wars” de The Independent, son: China vs. India, por disputas relativas al río Brahmaputra; Israel vs. Jordania y Palestina, por reclamos al primero sobre cortes al suministro de agua durante sequías; y Egipto vs. Etiopía, por la escasez de agua por el rápido crecimiento poblacional.

Estas grandes amenazas son macrotendencias. Una macrotendencia es un cambio generalizado y estructural que afecta a un sistema en su totalidad, pero no necesariamente a cada una de sus partes. Si pensamos en el mundo como un sistema, las macrotendencias representan cambios globales sin que tengan efectos inmediatos en cada una de sus partes: las empresas e individuos.

Es claro que las macrotendencias no repercuten en las operaciones de las empresas ni en el corto ni mediano plazo. Pero el análisis de tendencias de muy largo plazo también es importante para la supervivencia de las organizaciones empresariales. Cada empresa tiene su propio y único sistema para cumplir con sus metas de negocio, por lo que -individualmente- parecen estar desarticuladas de los cambios globales. Pero si las empresas se esfuerzan en analizar su posición dentro de un agregado globalizado de actores económicos, podrán anticipar los cambios venideros en patrones de consumo, demográficos y socioculturales. Anticipar permite innovar. E innovar, en un mundo tan cambiante, permite sobrevivir. Además, recordemos que todos tenemos que asumir el compromiso de cumplir con la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

 

Photo by Bob Blob on Unsplash