fbpx

Air Europa, una crisis por ¿discriminación?

En 2013, una aerolínea española conocida como Air Europa tuvo un incidente con una pasajera en silla de ruedas después de negarle acceso por no llevar un acompañante. La pasajera Mara Zabala, de origen español, reclamó a los empleados de la aerolínea por no permitirle abordar el avión. Los empleados de la aerolínea argumentaron que, por política de seguridad, era necesario que la pasajera tuviera un acompañante que pudiera asistirle en caso de una emergencia.

Zabala, que por cierto es experta en comunicación social, recurrió a Twitter para denunciar a la empresa que le prohibía viajar sin acompañante cuando otras empresas sí lo permiten. Bajo los hashtags “#denuncia #discapacidad #denuncia”, en poco tiempo alcanzó miles de retuits, por lo que el mensaje de denuncia rápidamente ganó popularidad.

El tuit generó muchas críticas a la empresa no sólo por negarle el servicio a Zabala -cuando ella ya había viajado sola anteriormente con Air Europa- sino por no contar con facilidades para personas con movilidad reducida que otras aerolíneas sí ofrecían. El error de Air Europa fue ignorar los daños a su imagen que los comentarios en redes sociales estaban ocasionando. La compañía optó por hacer caso omiso del incidente. Lo más que llegó a hacer fue reiterar a Zabala lo que su política interna estipulaba sobre pasajeros en necesidad de asistencia adicional. A falta de una estrategia de comunicación enfocada en mitigar la crisis, los comentarios en redes sociales continuaron escalando. Eventualmente, un problema en atención al cliente escaló hasta tocar un tema mucho más grande: el de discriminación.

El problema escaló hasta captar la atención de legisladores españoles y, eventualmente, la Comisión Europea. El Partido Popular de España solicitó a Air Europa llevar a cabo una reunión para discutir el incidente. Ante la negativa de Air Europa, el Partido Popular español presentó el caso ante la Comisión Europea mediante el Grupo del Partido Popular Europeo.

Al poco tiempo, la Comisión Europea publicó un informe sobre la legislación vigente que permite a aerolíneas solicitar a un pasajero en silla de ruedas que viaje con un acompañante. El informe expuso que la legislación contribuye a que las aerolíneas se beneficien de obligar a usuarios con discapacidad a comprar otro boleto de avión. Con base en este informe, Zabala recurrió a diversos organismos de protección a personas con discapacidad, exponiendo que la legislación es claramente discriminatoria. Uno de estos organismos, el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad, exigió a Air Europa cambiar su política interna por iniciativa propia ya que la regulación vigente no los garantiza. Por su parte, la Comisión Europea anunció que la regulación a aerolíneas en materia de seguridad se revisaría con el fin de atender problemas como el de Zabala, pero a la fecha no ha habido cambios.

El caso de Air Europa demuestra que la omisión de un problema es un problema en sí mismo, a veces igual de dañino para la reputación que tomar una decisión equívoca al respecto. Empezando por un tuit, la magnitud de la crisis escaló hasta alcanzar las salas de instancias gubernamentales nacionales y supranacionales. Una estrategia de silencio ante el problema contribuyó a aumentar la crisis ya que, para muchos usuarios, parecía que la empresa no estaba haciendo nada para resolver el problema.

¿Tienes dudas sobre cómo manejar crisis en reputación? Escríbenos a info@riesgospoliticos.com.mx para brindarte la asesoría que necesitas.

 

 

Photo by Doug Maloney on Unsplash

Mar del Sur de China, un peligro para el comercio mundial

Actualmente, el comercio marítimo se encuentra regulado la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS). Este régimen se estableció después de la Primera Guerra Mundial bajo la premisa de que impuestos y bloqueos al libre comercio interfiere con la paz mundial.

Esto significa que, salvo un determinado número de millas náuticas que les otorga a países derechos económicos exclusivos sobre sus mares, los mares son aguas internacionales en los cuales ningún Estado ejerce soberanía. Este régimen promueve la cooperación entre gobiernos para proteger a buques mercantes y garantiza el derecho de paso. Si hay menor incertidumbre, los riesgos son menores, lo cual incentiva a la creación de más redes de intercambio y abarata el comercio internacional.

Sin embargo, desde 1947, China ha declarado que cuenta derecho sobre las aguas en la “Línea de los nueve puntos”. Esta línea demarca la mayor parte del Mar de Sur de China, mar en el cual colindan las zonas económicas exclusivas de seis países y por el cual fluye aproximadamente un tercio del comercio internacional, valuado en 3.4 billones de dólares anuales, de acuerdo con un estudio del Center for Strategic and International Studies.

El gobierno chino argumenta que tiene el derecho histórico sobre estas aguas. Esto significa que, si logra imponer su propio régimen por encima de la UNCLOS, podría imponer impuestos a los buques mercantes. En este sentido, es conocido que China se encuentra construyendo islas artificiales con infraestructura militar en el Mar de Sur de China.

Los reclamos de China presentan un riesgo ya que, de realizarse, constituyen un precedente para que otros países costeros y altamente dependientes del comercio busquen incrementar sus ganancias al imponer controles al paso de buques en puertos o estrechos estratégicos. Esto a su vez conlleva el riesgo de militarización ya que, ante la ausencia de un régimen de protección compartida, cada país y cada empresa de transportes deberá velar por la protección de sus buques.

Estos son riesgos globales, pero también existen riesgos que afectan a empresas en el corto plazo. Un ejemplo es el riesgo de elevación de costos de transporte. La razón primordial por la cual transita tanto comercio en el Mar del Sur de China es porque cuenta con estrechos naturales que facilitan el comercio intercontinental. El más transitado es el Estrecho de Malaca, ya que es la ruta más rápida para conectar los océanos Pacífico e Índico. Este estrecho es la ruta más económica para mover bienes entre Asia, India, África y la Península Arábiga. Si un acontecimiento militar o político obligara a los buques mercantes a buscar nuevas rutas, los costos de transporte y riesgos por piratería aumentarían considerablemente.

Se estima que tomar la segunda ruta más económica (por el Estrecho de Sunda) elevaría los costos de transporte en aproximadamente 65 millones de dólares, lo cual representaría pérdidas enormes para las empresas que comercian vía esta ruta. Cualquier eventualidad que fuerce a los buques a rodear Indonesia o incluso Australia elevaría los costos aún mucho más. Además, estas disrupciones al comercio en el corto plazo pueden traducirse en incertidumbre para los mercados financieros en el mediano y largo plazo.

Existe evidencia que, desde 2015, China tiene interés en mantener presencia militar en el Mar de Sur de China. Y, en 2016, un arbitraje internacional entre China y Filipinas determinó, bajo UNCLOS, que el reclamo histórico de China no tiene fundamento en el Derecho Internacional. Estos dos casos contrapuestos demuestran que la tensión en la región se está elevando y no parece haber punto medio entre los reclamos históricos de China y el régimen de comercio prevalente.

 

¿Necesitas asesoría sobre las posibles afectaciones al comercio mundial y cómo impactarían en los objetivos comerciales de tu empresa? Escríbenos a info@riesgospoliticos.com.mx para ayudarte.

 

Photo by Kyle Ryan on Unsplash

¿El sector hotelero está preparado para el cambio climático?

El impacto del cambio climático en las operaciones de las organizaciones y empresas es uno de los principales riesgos a considerar. La industria hotelera -no obstante- es particularmente vulnerable a los efectos del calentamiento global. Recientemente, la Universidad de Notre Dame, en EE. UU., publicó un estudio en el que concluye que México es uno de los países más vulnerables al cambio climático.

Desde 2015, las costas del Caribe mexicano empezaron a sufrir algunas de las consecuencias del cambio climático. Una cantidad atípica de macroalgas marinas cafés provenientes de las Bahamas empezaron a llegar las playas mexicanas, impidiendo que los turistas pudieran entrar al mar. La presencia de estas algas, conocidas como sargazo, se ha incrementado en un 40%, siendo 2018 el año de mayor acumulación y efectos negativos para el turismo.

Las consecuencias que ha tenido a la industria hotelera van más allá de afectaciones al paisaje o el mal olor ocasionado por la acumulación del sargazo, sino que ha habido pérdidas millonarias para el sector. Durante el 2018 estas afectaciones económicas ascendieron a:

  • 80 millones de pesos, para el gobierno estatal de Quintana Roo y para el gobierno federal.
  • Se estima que los hoteles, en Quintana Roo, gasta al mes un millón de pesos para retirar el sargazo de las playas, prácticamente de forma manual.
  • Durante la temporada de diciembre 2018, solo se llego al 55% de las reservaciones esperadas.
  • Pérdidas en la industria de actividades acuáticas, ya que es imposible realizar actividades como wave runnners o flyboards por la cantidad de sargazo que se encuentra en la zona y por el daño que esta causa a los equipos.

El cambio climático es un riesgo actual que las empresas deben de considerar debido a que representa retos en su modelo empresarial, lo que se traduce en obstáculos para cumplir con sus metas comerciales y de inversión. Así, los tomadores de decisiones de las empresas, particularmente aquellas del sector hotelero, deben adaptarse a la nueva realidad ocasionada por el calentamiento global.

Es importante que el sector hotelero, pueda contar con planes de acción, como lo puede ser la implementación de un proyecto de contención que implique vallas en el mar para desviar el sargazo y evitar que llegue a las playas. Este proyecto permitiría mitigar el impacto que puede tener el sargazo en la industria hotelera. Inclusive, se podría utilizar el sargazo en la producción de cosméticos, como alimento para ganado, en la producción de fertilizantes, en biocombustible, o en material para construcción.

Sin embargo, es fundamental que las acciones para mitigar crisis causadas por el cambio climático involucren a individuos, organizaciones locales, a los tres niveles de gobierno y al sector empresarial, quienes deben considerar que el cambio climático es un multiplicador de riesgos.

Riesgos Políticos, S.C., puede apoyar a que tu empresa está mejor preparada ante crisis ocasionadas por riesgos ambientales mediante el acompañamiento a la resolución de cuestiones como ¿se puede reducir este riesgo?, ¿Cómo se puede limitar el daño?, ¿las políticas implementadas son las adecuadas?, ¿se están desarrollando mecanismos para la investigación que permitan mitigar el daño? Comunícate con nosotros al correo info@riesgospoliticos.com.mx.

 

Photo by Ben White on Unsplash