fbpx

¿Jeringas en las latas de Pepsi?

En 1993, una pareja en Washington denunció a Pepsi ante autoridades locales por haber encontrado, supuestamente, una jeringa dentro de una lata de refresco. El día siguiente, se reportó otro caso igual, por lo que la Food and Drug Administration (FDA) emitió un comunicado alertando a consumidores en la región a tomar precauciones al comprar refresco que proviniera de la compañía embotelladora contratada por Pepsi. Los directivos de Pepsi, totalmente seguros de que los reportes eran falsos, pidieron a los dirigentes de la embotelladora que declararan ante los medios la imposibilidad de intervenir en el proceso de embotellamiento de los refrescos.

Sin embargo, durante la semana siguiente a la denuncia, comenzaron a llegar reportes a las oficinas de Pepsi sobre casos similares, esta vez en ciudades lejanas. Y fue en ese momento que Pepsi juntó a un equipo de respuesta, conformado por doce directivos, para encargarse de la crisis que se estaba desenvolviendo.

La respuesta de Pepsi fue publicar el video de seguridad de una tienda de Colorado que mostraba a una mujer colocando una jeringa en una lata a espaldas de uno de los empleados. Al mismo tiempo, publicaron un reporte que explicaba el proceso de embotellamiento. La estrategia consistía en presentar dos defensas simultáneas. Una, el reporte corporativo, para demostrar que no había adulteración en la fase de producción; otra, el video de seguridad, para comprobar que los objetos externos eran colocados por personas después de que las latas eran abiertas y que solo buscaban desprestigiar a la marca o, simplemente, hacer una mala broma. Poco después, el CEO de Pepsi y el Comisionado de la FDA anunciaron conjuntamente que no había riesgo en beber productos de Pepsi.

Cabe mencionar que, previo al comunicado conjunto, la FDA anunció en los medios el arresto de un individuo por presentar falsos reclamos, enfatizando que este acto, siendo un delito federal, contaba con una pena de cinco años de prisión y una multa de 250,000 dólares. Dado que este anunció se emitió previo al comunicado conjunto, se puede inferir que Pepsi instó a la FDA a emitir este anuncio como parte de su estrategia de control de daños.

La FDA también emitió comunicados anunciando que ningún supermercado estaba retirando productos de Pepsi, lo cual ayudó a generar confianza en tiendas más pequeñas y -así- mitigar pérdidas a nivel de los distribuidores. Al tener respaldo de la FDA, la instancia de gobierno que atendió los casos inicialmente, la defensa de Pepsi obtuvo mayor fuerza.

En paralelo, las oficinas centrales enviaban informes diarios sobre el estado de la crisis a sus 600 oficinas, centros de distribución y embotelladoras en todo Estados Unidos. Los informes incluían protocolos de respuesta para asegurar a clientes y proveedores que las bebidas eran seguras.

Una vez mitigada la crisis, en gran parte gracias al video de la tienda de Colorado, Pepsi pagó un espacio publicitario en periódicos nacionales para anunciar su “victoria” y para agradecer a los consumidores que permanecieron fieles a la marca. El anuncio leía: “Pepsi se complace en anunciar…nada. […] Como Estados Unidos sabe ahora, esas historias sobre Diet Pepsi fueron un engaño. Cientos de investigadores no encontraron pruebas que respalden una sola reclamación… [Gracias] a los millones que nos acompañaron”. Y aunque se reportó una caída en las acciones de Pepsi de 2%, esta empresa se recuperó en menos de un mes gracias a su rápida respuesta, a su estrategia de comunicación y a la coordinación con autoridades del gobierno federal.

 

Escríbenos a info@riesgospoliticos.com.mx para ayudar a que tu empresa tenga efectivos mecanismos de manejo de crisis.

 

Photo by John Fornander on Unsplash

Los riesgos de perder la neutralidad de internet

El crecimiento del internet dentro de la sociedad moderna no tiene paralelo en la historia de la humanidad. El internet ha traído grandes oportunidades para nuestra vida diaria, el comercio mundial, el desarrollo de tecnologías, y ha modificado el comportamiento de la sociedad; así, estar conectado trae también retos y nuevas amenazas a la sociedad.

En primer lugar, hemos tenido que aprender a lidiar con el fenómeno. Como es conocido, no siempre las reformas legales van a la velocidad de los cambios en la sociedad. Poe ejemplo, la poca regulación de estos servicios permitió la creación de monopolios, como sucedió en los años noventa en EE. UU., donde AT&T se convirtió en el único proveedor de internet. El gobierno estadounidense reaccionó a través de la regulación de la prestación de servicios de internet con la Ley de Telecomunicaciones de 1996, cuya finalidad fue evitar la aparición de nuevos monopolios e incentivar la competencia.

Por otro lado, se ha abierto todo un nuevo abanico de actividades delictivas que operan a través de internet, como el aumento de las redes ilegales de pornografía infantil , el robo de información e identidad, los ciberataques a compañías privadas y públicas, entre otros. Estos delitos, sin duda, representan retos de gran calado para los gobiernos alrededor del mundo. El debate que ha abierto, por un lado, estas nuevas conductas criminales, y, por otro, el desarrollo de nuevos negocios, como las empresas del sector Fintech, es el tema de la regulación de internet ¿Hasta qué punto llegan los límites de los usuarios y dónde debe el Estado supervisar el su uso?

La discusión actual sobre regulación del internet se centra en si se deben tratar todo tráfico de datos que transita por la red indiscriminadamente; sin cobrar a los usuarios una tarifa dependiendo del contenido, página web, plataforma o aplicación que se utilice. A esto se le conoce como neutralidad del internet. Sin embargo, no todos están a favor de esta neutralidad.

En México, la Ley Federal de Telecomunicaciones señala que las empresas que presten servicios de acceso a internet deben guiarse bajo los principios de libre elección, no discriminación, privacidad, transparencia e información, gestión de tráfico, calidad, desarrollo sostenido de la infraestructura y dichas empresas deben prestar el servicio de internet respetando lo pactado con el usuario con independencia del contenido, origen, destino terminal o aplicación. Así, en nuestro se protegió ela neutralidad de internet.

En EE. UU., por el contrario, no existe tal neutralidad. Desde el año 2017, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), anunció la derogación de las normas de neutralidad. Esto les da la libertad a las empresas que suministran el servicio de experimentar con nuevos precios, priorizar, o bloquear contenido sin tener que rendir cuentas a los usuarios. Algunas de las consecuencias no recaen directamente sobre los usuarios, sino que se refleja en los servicios en línea, por ejemplo, en los servicios de comercio electrónico o de streaming.

Vale le pena recordar en el Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC) que podría sustituir al TLCAN, existe un capítulo de regulaciones digitales, donde se establecen reglas en materia de comercio electrónico, propiedad intelectual en el mundo digital, y regulaciones en telecomunicaciones. Los expertos -sin embargo- afirman que se mantendrá la autonomía y soberanía sobre la neutralidad de la red en los tres países.

 

Si tu negocio depende de internet para operar, necesitas estar al tanto de las regulaciones internacionales en la materia. Nosotros te podemos ayudar, escríbenos a info@riesgospoliticos.com.mx.

 

Photo by NordWood Themes on Unsplash

Videojuegos, mucho más que simple entretenimiento

Los videojuegos forman parte de nuestra cultura desde hace algún tiempo, ya sea por parte de los ávidos jugadores muy sumergidos en estas tendencias, siempre al pendiente de una nueva consola y juegos, o aquellos que descargan juegos en su celular para matar algunos minutos mientras realizan alguna otra actividad. A través de los años, desde la aparición de estos juegos, el mundo ha sido influenciado con esta herramienta de entretenimiento que, sin duda, ha generado grandes ganancias a sus creadores.

Se puede decir que la industria de los videojuegos es hoy una de las más riesgosas, ya que se pueden invertir millones de dólares sin ninguna garantía de retorno, como el caso de la consola Wii U Nintendo, que ni siquiera se acercó a las ventas esperadas por la compañía, generando millones de dólares en pérdidas. En contraste, se invirtieron cerca de 265 MDD en desarrollar el juego Grand Theft Auto V (conocido como GTA V); para mediados del 2018, se habían vendido cerca de 90 millones de copias generando ganancias de alrededor de los 6 MMDD. Derivado de esto, se entiende que la industria de videojuegos puede compararse con la industria cinematográfica, en el sentido de que se llegan a invertir grandes cantidades de dinero en generar el producto más atractivo del momento, pero se corre el riesgo de no ser bien recibido por el público y perder todos los recursos invertidos en su elaboración.

Las compañías más exitosas en el desarrollo de los videojuegos más populares tienen un particular modelo de negocio, el cual hace uso de capital semilla para desarrollar investigación en nuevas tecnologías. Tal es el caso de compañías como Nintendo, Sony y Microsoft, que cada cierto tiempo lanzan nuevas consolas con mejores gráficos y calidad en los juegos. La principal característica de estos productos digitales es que son caros de crear en primera instancia, de ahí el gran desembolso en investigación. Pero, una vez desarrollada la tecnología, es prácticamente gratis reproducir millones de copias basados en los resultados de la investigación, de acuerdo con el profesor de economía de la London School of Economics, Danny Quah.

Sin duda hay otros modelos alternativos, como lo ha demostrado la oleada de contenido descargable en teléfonos móviles. En este sentido, existen audiencias que están interesadas en jugar pero que no dan tanta importancia a las innovaciones en gráficos e interfaces. Tal fue el caso de Flappy Bird, un juego que costó alrededor de 300 dólares y llegó a generar 18 MDD al año durante el tiempo que permaneció a la cabeza de las aplicaciones más populares para celular.

Dejando de lado el tema financiero, nuestra cultura ha sido influenciada por los videojuegos por más de 30 años. Desde que apareció tennis for two, han surgido personajes como Donkey Kong, Sonic the Hedgehog, y Pokémon que se han convertido en mascotas e iconos culturales desde los noventa. Así, entre consolas, juegos, multijugadores en línea y la realidad virtual, cerca de siete generaciones de videojuegos han sido desarrolladas, cada una con mayor penetración y generando más adeptos.

Es claro que una industria con tal nivel de impacto en la vida diaria de las personas también tiene efectos en el ámbito político. Por ejemplo, el juego 1979 Revolution, inspirado en la Revolución iraní, fue catalogado como propagandista, provocando que el gobierno iraní acusara a uno de sus desarrolladores de espionaje. Además de simplemente entretener, también son elaborados con el fin de abordar temas incómodos para la sociedad. Tal fue el caso de Papers, Please, juego que se enfoca en mostrar la carga emocional que supone trabajar como inspector de aduanas, o también Oiligarchy donde el objetivo es volverse millonario destruyendo el medioambiente y sobornando políticos mientras se dirige una petrolera.

Sin importar las opiniones a favor o en contra sobre estas plataformas, no se puede negar la importancia que los videojuegos están teniendo en la sociedad, ya sea como un simple medio de entretenimiento o como herramienta para la diseminar ideas. En este sentido, la acumulación de poder financiero, influencia cultural e incluso política darán de qué hablar en el futuro cercano.

 

¿Te interesa saber cómo impacta el desarrollo de ciertas tecnologías al sector donde opera tu organización? Comunícate con nosotros al correo info@riesgospoliticos.com.mx para brindarte la asesoría que necesitas.

 

Photo by Enrique Vidal Flores on Unsplash

ExxonMobil, lecciones para tomar ventaja de las crisis

Desde la Reforma Energética de 2013, el sector petrolero en México se abrió a la inversión privada, tanto nacional como extranjera. Una ventaja que esta reforma presenta a inversionistas es la de logística. Las empresas pueden subarrendar los ductos mexicanos -lo cual les ahorra considerables gastos de transporte- y Pemex, a cambio, obtiene un flujo de ingresos constante.

Gracias a este esquema, las grandes empresas petroleras extranjeras han logrado ocupar 30% del mercado de hidrocarburos en México. Sin embargo, según un reporte de Forbes, el 95% de ellas le compra directamente a Pemex los productos petrolíferos que, una vez procesados, comercian y venden directamente a los usuarios. Sin embargo, si una empresa depende de la infraestructura de Pemex para sus propias operaciones, también absorbe sus riesgos. Previendo esta situación, ExxonMobil decidió invertir en su propia red de logística, contratar a transportistas independientes e importar combustible extraído de Estados Unidos. Así, queda claro que parte central de la estrategia de ExxonMobil en México es no depender de la infraestructura de Pemex, lo cual agrega valor a sus servicios.

ExxonMobil transporta combustible vía tren desde Texas hasta el Bajío. En esta región se almacena el combustible ya que es ahí donde se encuentran la mayoría de sus gasolineras. Posteriormente, se distribuye a cada localidad a través de transportistas independientes. Además, Exxon planea diversificar su red de suministro vía marítima en lugar de incrementar el transporte terrestre.

Vale la pena subrayar que parte fundamental de la estrategia de negocios de ExxonMobil en México es el Equipo de Respuesta a la Demanda, cuya misión es la gestión de riesgos en el país y mitigar problemáticas originadas por las operaciones de Pemex. Así, el Equipo de Respuesta a la Demanda se creó para afrontar mediática y operativamente los daños de una crisis, pero también se plantearon estrategias para mitigar los daños en anticipación a una crisis. Este equipo es parte de la unidad de riesgos de la petrolera denominada Operations Integrity Management System y fue fundamental para sobrellevar la crisis que provocó el cierre de ductos de Pemex por el combate el “huachicoleo”.

Dicho grupo de gestión de riesgos está conformado por 40 personas, con operaciones tanto en México como en Estados Unidos y, en este caso, tuvo la tarea de atender la interrupción en la oferta de combustible en México lo más rápido posible. Gracias las estrategias de mitigación de crisis y la red de logística del combustible que venden las estaciones ExxonMobil en México, la petrolera aumentó sus ventas en el Bajío, región en la cual la mayoría de las gasolineras dependientes de Pemex se quedaron sin combustible.
Previo al desabasto, ExxonMobil movió a sus centros de almacenamiento del Bajío inventario suficiente para continuar operaciones por 20 días. En la misma región, Pemex solamente contaba con inventario para menos de tres días.

Durante el desabasto, una de las gasolineras de ExxonMobil publicó un tuit que decía lo siguiente “¿Desabasto? En estaciones Mobil no tenemos ese problema”, con una imagen de una pipa abasteciendo la gasolinera. Ante la sensación de pánico en la población en general, este tipo de comunicación favoreció que diversos medios presentaran a ExxonMobil bajo titulares como: “La empresa que está salvando a Guanajuato de casos de desabasto” o “Mantiene Exxon abasto constante”, lo cual posicionó la marca quedando en la mente de los usuarios que no encontraban combustible en las estaciones de la competencia.

¿Necesitas ayuda para organizar una unidad de riesgos en tu empresa? Nosotros te ayudamos, escríbenos a info@riesgospoliticos.com.mx.