fbpx

La deuda de PEMEX, ¿impagable?

Las agencias calificadoras de créditos, vale la pena recodar, fueron en parte responsables por la crisis financiera de 2007. De ahí que se reputación se haya visto mermada y hasta hayan sido atacadas. En aquella ocasión, se les tachó de ser jueces y parte al calificar positivamente los fondos de inversión que contenían hipotecas impagables, las llamadas subprime, ya que se beneficiaban económicamente por los pagos que recibían de los bancos por estas calificaciones. Es por lo anterior que aún cuando las calificadoras son entidades importantes en el sistema financiero internacional, no están exentas de cometer errores y dejarse arrastrar por presiones políticas.

Estas agencias calificadoras también asignan calificaciones a las deudas soberanas de los países y a sus paraestatales, divididas en aquellas de largo y de corto plazo. Las calificaciones crediticias de largo plazo se asignan a lo largo de una escala alfabética dividida en dos grupos. El primero es “Grados Bonos de Inversión”, que van de las AAA a BBB, donde AAA es la mejor y BBB la más baja. El segundo grupo es “Sin grado de inversión” o “Bono basura”, y van de las calificaciones BB a D. Todas estas calificaciones cuentan con sus respectivos intermediarios con los modificadores +/- para cada categoría.

A finales del 2018, Pemex tenía una deuda de más de 2,000 millones de pesos, derivada de la colocación de bonos y adquisición de otros instrumentos crediticios. Cabe mencionar que el 81% de estas obligaciones financieras está referenciada en dólares ya que, gracias a la exportación de crudo, PEMEX prefiere solicitar deuda en esta moneda.

El pasado 28 de enero de 2019, Fitch Rating, una de las principales calificadoras crediticias a nivel global, degradó de BBB+ a BBB- la deuda de Pemex, un grado cerca de empezar a ser considerado “bono basura”. Esta baja crediticia aplica aproximadamente a 80 MMD de deuda. Lo anterior se debe a que Fitch estima que PEMEX tendrá flujos de efectivo negativos de entre 9,000 y 14,000 millones de dólares entre 2018 y 2019.

Fitch advirtió -asimismo- que los programas anunciados por el gobierno para apoyar las finanzas de Pemex no son suficientes para contrarrestar el deterioro del perfil crediticio de la paraestatal. Las dificultades financieras, menciona la calificadora, pueden interrumpir el suministro de combustible, lo que tendría grandes consecuencias sociales y económicas para el país.

El subsecretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera Gutiérrez, dijo en conferencia de prensa que la disminución en la calificación no sorprende al gobierno mexicano, dado que ya se había observado un bajo desempeño de Pemex, pero sí preocupa. El 31 de enero, el presidente Andrés Manuel López Obrador acusó a la calificadora Fitch de hipócrita y cómplice del saqueo a Pemex y del bajo crecimiento del país. Afirma que, a pesar de considerar importante los comentarios de estos organismos calificadores, “no son jueces infalibles” y siempre se puede disentir. Si bien esta acusación del presidente es imprecisa, ya que las calificadoras no impactan en la eficiencia o falta de ella en la administración de las empresas, sí es muestra de mala reputación que estas agencias han ido adquiriendo por lo antes señalado. Por otro lado, la Bolsa Mexicana de Valores sufrió una pérdida de 0.11% como consecuencia de este escenario adverso de Pemex.

Con certeza, podemos hablar de un ambiente financiero complicado en el corto plazo si la baja en la calificación es secundada por otras calificadoras, situación que a la fecha no ha tenido lugar. Así, las tasas de interés podrían aumentar por el incremento de los riesgos financieros de la empresa pública más grande de México y, vale la pena considerar, la petrolera más endeudada del mundo, de acuerdo con un reciente reporte de la agencia Moody’s. El panorama para que Pemex pueda salir del ciclo financiero adverso se ve lleno de retos y esto genera mayores presiones a la economía mexicana y podría reducir los recursos para los programas de gobierno, sobre todo aquellos que son asistencialistas.

¿Sabes cómo hacer frente a las oscilaciones en la economía por las finanzas de Pemex? ¿Cómo puede impactar los objetivos comerciales de tu empresa? Acércate a Riesgos Políticos para elaborar un mapeo de riesgos y así puedas mitigar cualquier crisis.

 

Photo by Zbynek Burival on Unsplash