fbpx

Los riesgos de perder la neutralidad de internet

El crecimiento del internet dentro de la sociedad moderna no tiene paralelo en la historia de la humanidad. El internet ha traído grandes oportunidades para nuestra vida diaria, el comercio mundial, el desarrollo de tecnologías, y ha modificado el comportamiento de la sociedad; así, estar conectado trae también retos y nuevas amenazas a la sociedad.

En primer lugar, hemos tenido que aprender a lidiar con el fenómeno. Como es conocido, no siempre las reformas legales van a la velocidad de los cambios en la sociedad. Poe ejemplo, la poca regulación de estos servicios permitió la creación de monopolios, como sucedió en los años noventa en EE. UU., donde AT&T se convirtió en el único proveedor de internet. El gobierno estadounidense reaccionó a través de la regulación de la prestación de servicios de internet con la Ley de Telecomunicaciones de 1996, cuya finalidad fue evitar la aparición de nuevos monopolios e incentivar la competencia.

Por otro lado, se ha abierto todo un nuevo abanico de actividades delictivas que operan a través de internet, como el aumento de las redes ilegales de pornografía infantil , el robo de información e identidad, los ciberataques a compañías privadas y públicas, entre otros. Estos delitos, sin duda, representan retos de gran calado para los gobiernos alrededor del mundo. El debate que ha abierto, por un lado, estas nuevas conductas criminales, y, por otro, el desarrollo de nuevos negocios, como las empresas del sector Fintech, es el tema de la regulación de internet ¿Hasta qué punto llegan los límites de los usuarios y dónde debe el Estado supervisar el su uso?

La discusión actual sobre regulación del internet se centra en si se deben tratar todo tráfico de datos que transita por la red indiscriminadamente; sin cobrar a los usuarios una tarifa dependiendo del contenido, página web, plataforma o aplicación que se utilice. A esto se le conoce como neutralidad del internet. Sin embargo, no todos están a favor de esta neutralidad.

En México, la Ley Federal de Telecomunicaciones señala que las empresas que presten servicios de acceso a internet deben guiarse bajo los principios de libre elección, no discriminación, privacidad, transparencia e información, gestión de tráfico, calidad, desarrollo sostenido de la infraestructura y dichas empresas deben prestar el servicio de internet respetando lo pactado con el usuario con independencia del contenido, origen, destino terminal o aplicación. Así, en nuestro se protegió ela neutralidad de internet.

En EE. UU., por el contrario, no existe tal neutralidad. Desde el año 2017, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), anunció la derogación de las normas de neutralidad. Esto les da la libertad a las empresas que suministran el servicio de experimentar con nuevos precios, priorizar, o bloquear contenido sin tener que rendir cuentas a los usuarios. Algunas de las consecuencias no recaen directamente sobre los usuarios, sino que se refleja en los servicios en línea, por ejemplo, en los servicios de comercio electrónico o de streaming.

Vale le pena recordar en el Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC) que podría sustituir al TLCAN, existe un capítulo de regulaciones digitales, donde se establecen reglas en materia de comercio electrónico, propiedad intelectual en el mundo digital, y regulaciones en telecomunicaciones. Los expertos -sin embargo- afirman que se mantendrá la autonomía y soberanía sobre la neutralidad de la red en los tres países.

 

Si tu negocio depende de internet para operar, necesitas estar al tanto de las regulaciones internacionales en la materia. Nosotros te podemos ayudar, escríbenos a info@riesgospoliticos.com.mx.

 

Photo by NordWood Themes on Unsplash