fbpx

Desabasto de gasolina, oportunidad que aprovechó KCSM

Durante el mes de enero se vivió una crisis de desabasto de gasolina. Más de 10 estados se vieron afectados por el plan del gobierno de México para combatir el huachicoleo, estrategia que buscaba disminuir el robo de hidrocarburos. Parte estratégica del plan fue cerrar las válvulas de los ductos que transportan gas, crudo y gasolina, lo que generó problemas con el abasto de combustible. En la Ciudad de México fueron 85 de las 400 gasolineras las que registraron un problema. México tiene 17,000 kilómetros de ductos que pertenecen a Petróleos Mexicanos (PEMEX) y es en estas redes donde principalmente ocurre el robo de hidrocarburos. En el 2018, estos robos costaron al Estado mexicano 60,000 millones de pesos.

Gracias a la reforma energética del 2013, el sector petrolero mexicano se abrió a la inversión privada, permitiendo que diversas empresas pudieran subarrendar ductos mexicanos, lo cual les genera considerables ahorros en gastos de transporte, es decir se logró generar condiciones de competencia. Pero con el cierre de estos, tuvieron que buscar otra alternativa para transportar la gasolina. PEMEX, en su caso, reorganizó su cadena de abasto trasladando miles de litros de gasolina en pipas. Este desabasto representó la primera crisis del gobierno, sin embargo, una empresa supo aprovechar esta crisis y logró utilizarla a su favor, aumentando sus ventas.

Kansas City Southern de México (KCSM) es una empresa ferroviaria dedicada al trasporte de carga y fue aprovechada como una de las opciones más seguras y de menor costo -inclusive que las pipas- para hacerle frente al desabasto de gasolinas. Esta empresa es una de las opciones más atractivas para el mercado – dada la falta de infraestructura privada para almacenar gasolinas y trasportarla vía ductos- y está invirtiendo para contar con un centro de almacenamiento en San Luis Potosí que contará con una capacidad de 300 mil barriles. De tal manera que los ahorros en el transporte de gasolina pueden llegar a ser de hasta un 25% en relación con el uso de pipas, además de que esta opción representa una opción más segura comparada con el uso de los ductos.

KCSM cuenta con una alianza estratégica con ExxonMobil, empresa petrolera texana, con la cual importó un total de 2.6 millones de barriles entre 2017 y 2018. En febrero, como respuesta a la crisis, KCSM tuvo un incremento de 135% del volumen de gasolina importada a través de sus trenes. Y, de acuerdo con el presidente de KCSM, José Guillermo Zozaya, se espera que las importaciones sigan aumentando ya que empresas -principalmente internacionales- no quieren volver a tener un problema de desabasto; por lo que ya sumó a Total S.A. como nuevo cliente.

Una de las ventajas que presenta KCSM es que su red es internacional, lo cual la coloca como líder en el transporte ferroviario de gasolina en México. Además, cuenta con una infraestructura adecuada para el uso de tecnología avanzada y forma parte del Asset Health Strategic Initiative, la cual busca reducir las interrupciones del servicio mecánico, mejorar la calidad de la inspección de los vagones y aumentar la eficiencia de los talleres ferroviarios. Asimismo, utilizan 400 drones para vigilar las rutas más conflictivas y monitorean todos los trenes a través de múltiples filtros de seguridad. Estas medidas de seguridad han permitido que la empresa solo tenga un 0.02% de vandalismo.

De esta manera KCSM fue capaz de sacar ventaja de la crisis del huachicol y se colocó como la opción más segura y económica para la transportación de gasolina. Todo gracias a una estrategia de seguridad avanzada, el uso de tecnologías y la correcta implementación de protocolos internacionales en la materia.

 

¿Necesitas ayuda para ver encontrar las oportunidades en medio de crisis? Escríbenos a info@riesgospoliticos.com.mx para brindarte la asesoría que tu empresa requiere.

 

Photo by Samuel Fyfe on Unsplash