fbpx

Italia se suma a China, ¿en contra de la Unión Europea?

La iniciativa One Belt, One Road (OBOR) es controversial ya que muchos analistas políticos consideran que es una herramienta del gobierno chino para dominar económicamente a países menos desarrollados. Dichos analistas consideran que el discurso en favor de la integración económica es sólo un argumento para continuar empujando su influencia geopolítica.

Bajo este pensamiento, los gobiernos de Occidente han mostrado renuencia a participar del proyecto de integración de China. El gobierno de Estados Unidos considera que OBOR es una amenaza a su seguridad nacional, ya que servirá para expandir su tecnología de espionaje. Los gobiernos de Europa, por su parte, han legislado para limitar la entrada de capital chino en “sectores estratégicos”, tales como defensa y telecomunicaciones. Sin embargo, Italia acordó sumarse a la iniciativa china el pasado 23 de marzo.

El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, firmó con Xi Jinping un memorándum para adherir a Italia al plan de inversión en infraestructura, acuerdo que presenta un riesgo para los sectores que la Unión Europea ha intentado proteger. Con este acuerdo, uno de los fundadores de la Comunidad Económica Europea se suma al proyecto de inversión de Beijing.

Es importante mencionar que la coalición gobernante en Italia es de corte antieuropeo, síntoma del escepticismo sobre la capacidad de la Unión Europea de proveer un marco que alivie los problemas económicos en Italia. El gobierno italiano pretende hacer florecer su comercio bilateral con China tanto para aliviar su déficit comercial como para crear un canal de entrada de capital complementario (o sustituto) al que presenta Europa, que lleva varios años mostrando signos de desaceleración.

Los beneficios comerciales para China aún son inciertos. Pero los beneficios políticos son notables. El memorándum incrementa el incentivo para países euroescépticos de continuar su alejamiento de la Unión Europea. Además, ante la militarización de China, varios países querrán cooperar con ella en lugar de combatir sus aspiraciones.

El memorándum es un acuerdo entre jefes de Estado, por lo que los proyectos de inversión no son oficiales. Sin embargo, es evidencia de la capacidad que tiene China para empujar su agenda de expansión económica por encima de las alianzas económicas y militares, lo cual podría presentar un riesgo para el equilibrio geopolítico actual.

 

¿Te interesa saber más sobre la realineación de poderes en el concierto internacional? Escríbenos a info@riesgospoliticos.com.mx.

 

 

Photo by Public Domain Photography from Pexels