fbpx

¿Escenario adverso para las energías limpias en México?

La Agenda para el Desarrollo Sostenible 2030, como hemos mencionado, plantea una serie de objetivos para generar metas claras, medibles y cuantificables para el bien de la humanidad, y en su séptimo objetivo propone transitar del uso de energías fósiles a “energía asequible y no contaminante”. Así, busca que los gobiernos y empresas migren al uso de energías sustentables, entendiendo ésta como la energía producida y utilizada con procesos de bajo impacto ambiental y que estará disponible para futuras generaciones,

Dicho objetivo nace a partir de que la economía global sigue dependiendo de combustibles fósiles -petróleo, gas natural y carbón- y el aumento de emisiones de gases de efecto invernadero está generando afectaciones en el sistema climático. Nuestro país, al adoptar al Agenda 2030, estableció una serie de lineamientos para transitar hacia una economía baja en carbono, entre ellos, la estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios, en donde se establece que, para el 2024, el 35% de la energía utilizada vendrá de fuentes limpias.

A pesar de esto, México sigue generando la mayor parte de la energía a partir de la quema de combustibles fósiles y, aunque se cuenta con los instrumentos legales adecuados para lograr una transición al uso de energías limpias, podrían no estarse aplicando. En este sentido, recientemente, se canceló la licitación para la línea de transmisión que transportaría energía eólica producida en el Istmo de Tehuantepec. Asimismo, se canceló la licitación relativa a la adquisición de energías limpias, bajo el argumento de que se revisarían sus objetivos y alcances. Posteriormente, se anunció un pedido emergente, por parte de CFE, de carbón a productores coahuilenses por 360 mil toneladas. Dichas acciones han generado incertidumbre y descontento en la iniciativa privada, ya que las implicaciones pueden llegar hasta la inhibición de las futuras inversiones del sector privado en esta industria.

La industria de energías limpias en México ha crecido de manera exponencial con la reforma energética. Por ejemplo, la generación de energía solar aumentó un 190% y la eólica 60% a partir de la reforma. Este crecimiento se traduce en inversiones que, en 2019, ascenderán a 6 mil 600 millones de dólares.

Este cambio de rumbo en la política energética no solo podría retrasar el cumplimiento de la agenda 2030 y las metas del plan de transición energética, sino que genera incertidumbre en las inversiones privadas dentro de la industria energética sustentable. Tal es el caso de Iberdrola, empresa de generación de energía eólica que planea invertir 5,000 millones de dólares durante los próximos seis años, pero dicha inversión dependerá de la certeza de la nueva politica de planeación energética, afirmó Enrique Alba, director de la empresa.

 

¿Necesitas asesoría para conocer las tendencias en el sector energético en México? Escríbenos a info@riesgospoliticos.com.mx para brindarte la ayuda que tu empresa necesita.

 

Photo by Juan Encalada on Unsplash