fbpx

Desabasto de gasolina, oportunidad que aprovechó KCSM

Durante el mes de enero se vivió una crisis de desabasto de gasolina. Más de 10 estados se vieron afectados por el plan del gobierno de México para combatir el huachicoleo, estrategia que buscaba disminuir el robo de hidrocarburos. Parte estratégica del plan fue cerrar las válvulas de los ductos que transportan gas, crudo y gasolina, lo que generó problemas con el abasto de combustible. En la Ciudad de México fueron 85 de las 400 gasolineras las que registraron un problema. México tiene 17,000 kilómetros de ductos que pertenecen a Petróleos Mexicanos (PEMEX) y es en estas redes donde principalmente ocurre el robo de hidrocarburos. En el 2018, estos robos costaron al Estado mexicano 60,000 millones de pesos.

Gracias a la reforma energética del 2013, el sector petrolero mexicano se abrió a la inversión privada, permitiendo que diversas empresas pudieran subarrendar ductos mexicanos, lo cual les genera considerables ahorros en gastos de transporte, es decir se logró generar condiciones de competencia. Pero con el cierre de estos, tuvieron que buscar otra alternativa para transportar la gasolina. PEMEX, en su caso, reorganizó su cadena de abasto trasladando miles de litros de gasolina en pipas. Este desabasto representó la primera crisis del gobierno, sin embargo, una empresa supo aprovechar esta crisis y logró utilizarla a su favor, aumentando sus ventas.

Kansas City Southern de México (KCSM) es una empresa ferroviaria dedicada al trasporte de carga y fue aprovechada como una de las opciones más seguras y de menor costo -inclusive que las pipas- para hacerle frente al desabasto de gasolinas. Esta empresa es una de las opciones más atractivas para el mercado – dada la falta de infraestructura privada para almacenar gasolinas y trasportarla vía ductos- y está invirtiendo para contar con un centro de almacenamiento en San Luis Potosí que contará con una capacidad de 300 mil barriles. De tal manera que los ahorros en el transporte de gasolina pueden llegar a ser de hasta un 25% en relación con el uso de pipas, además de que esta opción representa una opción más segura comparada con el uso de los ductos.

KCSM cuenta con una alianza estratégica con ExxonMobil, empresa petrolera texana, con la cual importó un total de 2.6 millones de barriles entre 2017 y 2018. En febrero, como respuesta a la crisis, KCSM tuvo un incremento de 135% del volumen de gasolina importada a través de sus trenes. Y, de acuerdo con el presidente de KCSM, José Guillermo Zozaya, se espera que las importaciones sigan aumentando ya que empresas -principalmente internacionales- no quieren volver a tener un problema de desabasto; por lo que ya sumó a Total S.A. como nuevo cliente.

Una de las ventajas que presenta KCSM es que su red es internacional, lo cual la coloca como líder en el transporte ferroviario de gasolina en México. Además, cuenta con una infraestructura adecuada para el uso de tecnología avanzada y forma parte del Asset Health Strategic Initiative, la cual busca reducir las interrupciones del servicio mecánico, mejorar la calidad de la inspección de los vagones y aumentar la eficiencia de los talleres ferroviarios. Asimismo, utilizan 400 drones para vigilar las rutas más conflictivas y monitorean todos los trenes a través de múltiples filtros de seguridad. Estas medidas de seguridad han permitido que la empresa solo tenga un 0.02% de vandalismo.

De esta manera KCSM fue capaz de sacar ventaja de la crisis del huachicol y se colocó como la opción más segura y económica para la transportación de gasolina. Todo gracias a una estrategia de seguridad avanzada, el uso de tecnologías y la correcta implementación de protocolos internacionales en la materia.

 

¿Necesitas ayuda para ver encontrar las oportunidades en medio de crisis? Escríbenos a info@riesgospoliticos.com.mx para brindarte la asesoría que tu empresa requiere.

 

Photo by Samuel Fyfe on Unsplash

ExxonMobil, lecciones para tomar ventaja de las crisis

Desde la Reforma Energética de 2013, el sector petrolero en México se abrió a la inversión privada, tanto nacional como extranjera. Una ventaja que esta reforma presenta a inversionistas es la de logística. Las empresas pueden subarrendar los ductos mexicanos -lo cual les ahorra considerables gastos de transporte- y Pemex, a cambio, obtiene un flujo de ingresos constante.

Gracias a este esquema, las grandes empresas petroleras extranjeras han logrado ocupar 30% del mercado de hidrocarburos en México. Sin embargo, según un reporte de Forbes, el 95% de ellas le compra directamente a Pemex los productos petrolíferos que, una vez procesados, comercian y venden directamente a los usuarios. Sin embargo, si una empresa depende de la infraestructura de Pemex para sus propias operaciones, también absorbe sus riesgos. Previendo esta situación, ExxonMobil decidió invertir en su propia red de logística, contratar a transportistas independientes e importar combustible extraído de Estados Unidos. Así, queda claro que parte central de la estrategia de ExxonMobil en México es no depender de la infraestructura de Pemex, lo cual agrega valor a sus servicios.

ExxonMobil transporta combustible vía tren desde Texas hasta el Bajío. En esta región se almacena el combustible ya que es ahí donde se encuentran la mayoría de sus gasolineras. Posteriormente, se distribuye a cada localidad a través de transportistas independientes. Además, Exxon planea diversificar su red de suministro vía marítima en lugar de incrementar el transporte terrestre.

Vale la pena subrayar que parte fundamental de la estrategia de negocios de ExxonMobil en México es el Equipo de Respuesta a la Demanda, cuya misión es la gestión de riesgos en el país y mitigar problemáticas originadas por las operaciones de Pemex. Así, el Equipo de Respuesta a la Demanda se creó para afrontar mediática y operativamente los daños de una crisis, pero también se plantearon estrategias para mitigar los daños en anticipación a una crisis. Este equipo es parte de la unidad de riesgos de la petrolera denominada Operations Integrity Management System y fue fundamental para sobrellevar la crisis que provocó el cierre de ductos de Pemex por el combate el “huachicoleo”.

Dicho grupo de gestión de riesgos está conformado por 40 personas, con operaciones tanto en México como en Estados Unidos y, en este caso, tuvo la tarea de atender la interrupción en la oferta de combustible en México lo más rápido posible. Gracias las estrategias de mitigación de crisis y la red de logística del combustible que venden las estaciones ExxonMobil en México, la petrolera aumentó sus ventas en el Bajío, región en la cual la mayoría de las gasolineras dependientes de Pemex se quedaron sin combustible.
Previo al desabasto, ExxonMobil movió a sus centros de almacenamiento del Bajío inventario suficiente para continuar operaciones por 20 días. En la misma región, Pemex solamente contaba con inventario para menos de tres días.

Durante el desabasto, una de las gasolineras de ExxonMobil publicó un tuit que decía lo siguiente “¿Desabasto? En estaciones Mobil no tenemos ese problema”, con una imagen de una pipa abasteciendo la gasolinera. Ante la sensación de pánico en la población en general, este tipo de comunicación favoreció que diversos medios presentaran a ExxonMobil bajo titulares como: “La empresa que está salvando a Guanajuato de casos de desabasto” o “Mantiene Exxon abasto constante”, lo cual posicionó la marca quedando en la mente de los usuarios que no encontraban combustible en las estaciones de la competencia.

¿Necesitas ayuda para organizar una unidad de riesgos en tu empresa? Nosotros te ayudamos, escríbenos a info@riesgospoliticos.com.mx.

¿Un Super Bowl sin guacamole?

Sin duda alguna, el Super Bowl se ha convertido en una fiesta nacional en Estados Unidos. Su popularidad lo ha convertido el evento deportivo más esperado del año y su fama se ha logrado extender más allá de sus fronteras. Aunado a eso, las cifras que rondan el evento lo vuelven también uno de los eventos más caros en Estados Unidos. En 2017 se generaron 418 millones de dólares en publicidad; compañías llegaban a pagar hasta 5 millones de dorales por 30 segundos de tiempo aire durante el evento, eso sin contar con los costos de producción del propio comercial.

Por otra parte, más allá del ámbito deportivo, el Super Bowl es uno de los eventos más esperados para los productores de aguacate mexicanos. Durante el juego, los estadounidenses consumen más aguacate que cualquier otro día del año; según cifras de ProMéxico, los 15 días previos al juego, se llegan a exportar cerca de 40.000 tonelada de aguacate. Durante la semana del Super Bowl, el consumo llega a unas 100.000 toneladas, lo que corresponde -aproximadamente- a unos 290 millones de piezas.

En virtud de estas cifras, es clara la importancia del Super Bowl para los productores mexicanos de aguacate. Tan sólo en 2017, México se consolidó como el principal productor mundial de aguacate con cerca de 2,000,000 de toneladas del producto. Según estadísticas de SAGARPA, Estados Unidos es el principal mercado para el aguacate mexicano; alcanzando compras de hasta 85% de la producción nacional.

El mercado estadounidense se ha vuelto tan importante para los productores de aguacate que en 2013 la Asociación de Importadores de Aguacate Hass Mexicano (MHAIA) y la Asociación de Productores y Empacadores de México (APEAM) fundaron “Avocados From México”. Esta organización, sin fines de lucro, se encarga de promover el consumo del aguacate mexicano alrededor del mundo y coordinar actividades de marketing para transmitir comerciales durante el Super Bowl.

Sin embargo, la derrama económica que genera el Super Bowl a la industria aguacatera mexicana estuvo a punto de perderse. A principios de año, se puse en marcha el plan del actual presidente, Andrés Manuel López Obrador, para combatir el robo de combustibles, los llamados ‘huachicoleros’. La estrategia radicó en cerrar las válvulas de algunos de los 13 oleoductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) para evitar que bandas de ladrones de combustible extrajeran gasolina de los ductos. Lo anterior ocasionó la interrupción del suministro de gasolina por todo el territorio nacional, incluido el estado de Michoacán. El origen de esta crisis no fue la falta de combustibles sino la falta de logística para distribuirlo en los estados afectados.

La Secretaría de Desarrollo Económico de Michoacán estimó proyecciones en perdidas que rebasan los cinco mil millones de pesos. El desabasto de combustible generó incertidumbre en la la posibilidad de cumplir con fechas de entrega del aguacate por la falta de suministros, la baja de productividad y el ausentismo laboral.

No obstante, la APEAM, en su sitio web, dio a conocer que la transportación terrestre de los envíos de aguacate a EE. UU. se han realizado con normalidad. La asociación resaltó que los camiones que transportan el aguacate utilizan diésel como combustible, el cual no ha sufrido desabasto; sin embargo, sí hay preocupación si la situación de desabasto de gasolina empeora. Como se señaló, se han encontrado complicaciones para trasladar las cosechas de las huertas a las empacadoras, ya que este equipo sí usa gasolina como combustible.

Parece que esta ocasión, la industria del aguacate está evitando caer en una crisis millonaria. Sin embargo, no podemos perder de vista que en muchas ocasiones los riesgos políticos son muy complicado de prever. Las decisiones de actores en el gobierno pueden llevar a que empresas de todo tipo caigan en crisis, incluso, sectores enteros. La afectación causada por el lento reabastecimiento de combustible sigue siendo una alerta sobre las complicaciones que el sector productivo nacional puede enfrentar con las decisiones -no consultadas con los empresarios- de la llamada cuarta transformación.

No obstante, las crisis siempre representan una oportunidad para aprender y mejorar. La industria aguacatera tiene la oportunidad de repensar sus estrategias de distribución y exportación para estar mejor preparada ante escenarios como el ya vivido.

 

Riesgos Políticos, S.C., puede apoyar a que tu empresa está mejor preparada ante crisis ocasionadas por decisiones políticas, comunícate con nosotros al correo info@riesgospoliticos.com.mx.

 

Photo by HENCE THE BOOM on Unsplash