fbpx

Manejo y prevención de crisis, vital para FedEx

FedEx es la empresa de paquetería y logística más grande de Estados Unidos. Actualmente tiene un “Superhub” en Memphis, Tennessee, que abarca un área de 356 hectáreas. Este ‘supercentro’ gestiona aproximadamente 240 vuelos todos los días. Esto significa que aterriza un avión cada 40 segundos en promedio, casi igual que un portaaviones militar. Aproximadamente, el 35% de los paquetes que FedEx transporta pasan por este nodo.

Uno de los aviones que FedEx utiliza es el Airbus A300 del Vuelo 1311. Cada noche se traslada de Denver a Memphis. Vuela vacío y a menudo se desvía de la ruta directa a Memphis, lo cual genera un costo de aproximadamente $30,000 dólares. Funciona como respaldo en caso de que un paquete se haya quedado atrás, un avión tenga una falla mecánica o aumente drásticamente la actividad en otro centro de operaciones.

Este vuelo funciona como mitigador de riesgos ya que está presente en caso de que algo no salga como se espera. Y también funciona como indicador de riesgos ya que es una señal para conocer la vulnerabilidad del sistema de FedEx. Si el avión vuela vacío, entonces indica que todo opera con normalidad. Si el avión se tiene que cargar con algún paquete es que hay una falla en la cadena, y se tiene que encontrar y arreglar.

La implementación de este vuelo fue pensada por el Global Operations Control Center (GOCC), la unidad de riesgos de FedEx. Esta unidad está instalada en Memphis y se encarga de: monitorear riesgos meteorológicos, construir escenarios y planes de contingencia, revisar cambios en regulaciones aduaneras y coordinar los centros de operaciones de Europa y Asia con el de Estados Unidos, por mencionar algunas de sus tareas. Esta unidad trabaja las 24 horas del día y tiene como objetivo asegurarse que la cadena de logística de FedEx permanezca operando en momentos de crisis.

El GOCC sabe que los riesgos para que FedEx cumpla su promesa, de realizar las entregas a tiempo, no están focalizados en el último eslabón de la cadena, sino en sus activo más importante: el Superhub. Por ende, es crucial que la mitigación de riesgos se realice de acuerdo con la vulnerabilidad de los activos de la empresa, no a su funcionamiento. “Funcionamiento correcto” no es sinónimo de “Ausencia de riesgos”.

Atender riesgos focalizados como el robo de paquetes, mover camiones en barrios peligrosos y proteger los paquetes de daños es importante. Pero, para muchas empresas, lo más intuitivo es gestionar los riesgos como si estuvieran concentrados en el último eslabón de la cadena. “Si la parte final del proceso está funcionando bien, entonces es obvio que el resto de la cadena está funcionando correctamente”, es lo que se tiende a pensar.

Se necesitan herramientas que indiquen la presencia de un riesgo incluso si este aún no ha afectado su funcionamiento. El Vuelo 1311 es ejemplo de un recurso que sirve para alertar sobre riesgos que no se encuentran a simple vista. Expone la vulnerabilidad del sistema e incita a que el equipo de FedEx la busque y la atienda.

La mayoría de las compañías no pueden costear una unidad de riesgos con el rigor técnico del GOCC. Pero sí pueden integrar la mitigación de riesgos utilizando el razonamiento detrás del Airbus vacío.

Ninguna compañía puede identificar y anticipar sus riesgos completamente. Sin embargo, sí pueden desarrollar un sistema para la preparación ante una crisis y cultivar una mentalidad corporativa de anticipación a una crisis que, en un mundo que cambia con rapidez, definitivamente ocurrirá. Como declaró FedEx: “Es posible que el GOCC falle en prever lo que causará la próxima huelga de transportistas en Europa, pero sí sabe que retrasos en tierra ocurrirán en algún punto y, cuando ocurran, los planes de respaldo están listos para comenzar”.

 

Riesgos Políticos puede ayudar a que su organización implemente mecanismos efectivos de gestión de riesgos y manejo de crisis. Comuníquese con nosotros al correo info@riesgospoliticos.com.mx.

 

Photo by Erda Estremera on Unsplash