fbpx

Sheinbaum, ¿previniendo la violencia o creando miedo?

La creación de la Guardia Nacional (GN) ha sido –por demás– caótica. De inicio, el gobierno argumentó que se encargaría de apoyar las labores de seguridad pública de los gobiernos estatales y municipales. La ex subsecretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, Patricia Burgarín, mencionó en febrero de este año, en una reunión de la AMCHAM, que la Policía Federal (PF) no desaparecería y que solo algunos de sus elementos habrían de ser transferidos a la GN; sin embargo, hoy vemos que la PF está en proceso de desaparición. Asimismo, la Guardia Nacional hoy tiene responsabilidades muy distintas a las de solo apoyar a las entidades en tareas de seguridad.

Vale la pena mencionar que el artículo 92 de la Ley de la Guardia Nacional señala que “…los convenios de colaboración que se suscriban entre la Secretaría y las entidades federativas o municipios contendrán las aportaciones que, en su caso, deberán hacer éstos cuando la Guardia Nacional realice tareas de seguridad pública de competencia local”. Hace algunas semanas, elementos de la Guardia Nacional fueron desplegados en la Ciudad de México; sin embargo, apenas el viernes pasado, el gobierno de la Ciudad de México (CDMX) publicó en la Gaceta Oficial la Ley del Sistema de Seguridad Ciudadana de la CDMX en donde se establece que el gobierno de la ciudad puede establecer acuerdos con la GN (artículos 72 y 73). Esto quiere decir que antes del viernes no existían mecanismos legales para establecer convenios entre el gobierno de la CDMX y la GN, ¿bajo qué esquema estaban colaborando la GN y las agencias de seguridad locales? Ahora bien, si fuera el caso de que ya existe un convenio de colaboración, ¿qué y cuántos recursos está aportando la Ciudad de México? Por cierto, Claudia Sheinbaum ya reconoció, en entrevista con MVS noticias, que aún no existen convenios, ¿estamos ante una ilegalidad?

Esas son preguntas que podrían quedar en el aire si el trabajo entre la Guardia Nacional y el gobierno de la CDMX tuviera objetivos concretos y esquemas de colaboración que previnieran o disuadieran el delito. No obstante, nos encontramos con que efectivos de la GN realizan inspecciones al azar a usuarios del metro de la mano de policías locales. Hay que ser muy claros, las inspecciones aleatorias no disuaden el crimen, generan miedo en la sociedad, sobre todo cuando las llevan a cabo militares.

Este tipo de acciones más que prevenir el delito van encaminadas a posicionar una candidatura a la Presidencia en el 2024. Estas son acciones vistosas, pero no efectivas. Los delitos de alto impacto en la CDMX no están dentro de los vagones del metro, están afuera, al salir del banco, al salir del propio metro (los recientes secuestros de mujeres), fuera de los colegios, en las vías primarias como Reforma, Periférico o Insurgentes. Dentro del metro hay carteristas y vagoneros, y para atacar esos crímenes no hace falta la Guardia Nacional, hace falta voluntad de las autoridades locales.

 

Ricardo Solano Olivera, MSc.

 

Columna originalmente publicada en https://laopinion.de/2019/08/06/sheinbaum-previniendo-la-violencia-o-creando-miedo/.

 

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter
Visit Us
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *