fbpx

¿Quién es la mayor amenaza a la ciberseguridad mundial?

Durante su tradicional conferencia de prensa anual, el presidente ruso, Vladimir Putin, señaló que Washington pone en peligro a la paz mundial debido a su retirada del acuerdo bilateral para el control de armas nucleares de corto y mediano alcance; lo que eleva la posibilidad de una guerra nuclear. Estas declaraciones se contraponen con aquellos académicos y estudiosos de las relaciones internacionales que sostienen que, desde el fin de la Guerra Fría, la posibilidad de una guerra entre grandes potencias parece estar disminuyendo debido a la doctrina de disuasión, la integración económica y los procesos de democratización alrededor del mundo.

Sin embargo, el ámbito o las características de una guerra entre potencias hoy en día es ampliamente desconocido y no necesariamente podría tratarse de guerras convencionales. La guerra tradicional o convencional tiene como objetivo tomar control de activos físicos del enemigo. Pero en la Era de la Información, los datos y los sistemas informáticos pueden llegar a tener mayor valor que los activos físicos. Un estudio de la compañía de seguridad informática McAfee, citado en este artículo, señala que el 36% de los líderes empresariales, científicos y políticos encuestados en 27 países europeos consideran la defensa contra los ataques cibernéticos en infraestructura crítica (como servicios públicos, bancos, seguros, transporte) es tan importante como la defensa antimisiles.

En virtud de que aún no es posible realizar modelos precisos de las consecuencias de una guerra puramente cibernética, el análisis costo-beneficio produce escenarios de mucha incertidumbre. Así, el ciberespionaje se convierte en una herramienta útil para reducir esta incertidumbre, conocer las vulnerabilidades de su enemigo y tener mayor claridad de los alcances y resultados de una guerra informática.

Son conocidos los casos de “hackers” que se aprovechan de las vulnerabilidades informáticas de entes privados para extorsionar o monetizar la información de víctimas o usuarios de estas organizaciones privadas. Sin embargo, el ciberespionaje puede otorgar beneficios políticos, no solamente económicos.

A las organizaciones les pueden tomar por lo menos 205 días (ver artículo) percatarse que fueron víctimas de hackeos. En el caso de la cadena hotelera JW Marriott, fueron cuatro años. Se robó la información personal, incluidos números de tarjetas y pasaportes, de más de 500 millones de huéspedes, a través del hackeo del sistema para generar reservaciones de su subsidiaria Starwood. Sin embargo, la empresa de inteligencia informática Recorded Future reportó que no encontraron indicios que sugieran que la información robada fue puesta venta.

Los hoteles de la cadena JW Marriott son conocidos por hospedar a diplomáticos, jefes de Estado y de gobierno, ejecutivos de alto perfil de todo el mundo, e -incluso- espías. Es decir, con la información robada se pueden generar patrones de viaje de individuos clave de diversos gobiernos, además de sus datos personales. El que en cuatro años no se haya buscado obtener beneficios económicos a través de la venta de la información sugiere que el objetivo era meramente político.

Según un artículo de Reuters, la forma como se efectuó el hackeo es muy similar a aquellos que han sido atribuidos en el pasado al el gobierno chino. Esto refuerza la teoría de que el robo de información era parte de una estrategia de espionaje gubernamental y no tenía fines económicos. Además, confirmaría que hoy día la principal amenaza a la ciberseguridad tanto de entes públicos como privados son gobiernos extranjeros y no particulares.

 

¿Quieres saber qué amenazas podría enfrentar la ciberseguridad de tu organización? Comunícate a Riesgos Políticos, S.C., para darte la asesoría que necesitas al correo info@riesgospoliticos.com.mx.

 

Photo by Jackie chine on Unsplash

Follow by Email
Twitter
Visit Us
Follow Me
LinkedIn
Share

3 thoughts on “¿Quién es la mayor amenaza a la ciberseguridad mundial?

Deja un comentario