fbpx

¿Qué está provocando nerviosismo en el ciclo económico actual?

Recientemente se ha comentado en diversos medios sobre una próxima recesión en Estados Unidos que invariablemente tendrá repercusiones en la economía global. Dado el estado actual de la economía de Estados Unidos, varios analistas económicos pronostican una recesión para los próximos dos años. Las confrontaciones entre la administración de Trump y la Reserva Federal son un elemento político que podrían acelerar el ciclo económico de Estados Unidos y virarlo hacia una recesión.

Muchos comentaristas -de ambos lados del espectro político- coinciden en que el alza de tasas de interés no es una decisión acertada por parte de la Reserva Federal (Fed). Existe una disparidad entre el paquete de estímulos fiscales presentado por el partido Republicano y la política monetaria propuesta por la Fed. Existen argumentos a favor y en contra de cada línea de acción. Sin embargo, muchos economistas argumentan que es la discordia entre autoridades de Estados Unidos y la politización de las decisiones económicas lo que ha generado desconfianza en los inversionistas, no los planes económicos en sí.

Por ‘politización’ nos referimos al juego de poder que impera en el gobierno estadounidense. La administración de Trump ha criticado las decisiones de la Fed a fin de empujar su propia agenda. Es decir, pretende influir en la política monetaria, de forma que se acople al proyecto fiscal presentado por el Partido Republicano en el Congreso.

¿Cómo influye la politización en el comportamiento de los mercados?

Este juego de poder se ha materializado en comunicados de prensa, debates en medios, tuits y comentarios en redes sociales. Estos exabruptos se han convertido en factores de cambio del ciclo económico. Por ejemplo, al poco tiempo de que Trump expresara su arrepentimiento por elegir a Jerome Powell como presidente de la Fed y de publicar un tuit diciendo que la Fed no estaba haciendo bien su trabajo, el índice S&P 500 tuvo la caída más fuerte en esa semana. Ante la preocupación, el secretario del tesoro, Steven Mnuchin, salió a intentar calmar a los inversionistas; sin embargo, lejos de ayudar, provocó otra caída en la bolsa.

En contraste, el 25 de diciembre, Trump señaló en una rueda de prensa que era buen momento para comprar acciones en la bolsa. Así, el S&P 500 subió un 5% en el transcurso del día siguiente, el mayor aumento porcentual de los últimos cuatro meses.

A pesar de ser un personaje criticado en diversos medios de comunicación por “no saber cómo funciona la economía”, los mercados parecen hacerle caso a Trump. Los tomadores de decisiones no deben olvidar que los indicadores económicos son la cristalización del sentimiento humano. El hecho de que Mnuchin tuviera que comunicarse con inversionistas para restablecer su confianza y que -paradójicamente- les provocara mayor desconfianza, es una muestra de cómo el comportamiento económico es impulsado por el “sentimiento” de cómo se moverán los mercados. Un elemento importante en la determinación de este “sentimiento” es el factor político.

Evidentemente, los indicadores económicos son mucho más amigables para la toma de decisiones. Son cuantitativos, se actualizan rápidamente en fuentes abiertas y son medianamente predecibles. Los indicadores políticos, en cambio, son cualitativos, difíciles de medir y difíciles de conectar entre sí.

Un ejemplo de un indicador político importante, pero que es cualitativo y difícil de medir, es la cuenta de Twitter de Trump: Sabemos que a Trump le gusta utilizar Twitter e incluso podríamos anticipar lo que publicará. Pero las implicaciones de sus tuits son inmedibles hasta que ocurren, como fue el caso de la caída de la bolsa después de criticar a la Fed.

Dado el estado actual de la economía estadounidense y su importancia para la economía global, el equipo de Riesgos Políticos presenta a continuación una serie de indicadores políticos que tomadores de decisiones pueden monitorear:

  • Decisiones de la Fed: Bajo el argumento de que se está agotando la inercia del plan de estímulo fiscal, la Fed probablemente continuará elevando la tasa de interés.
  • Economías emergentes: Como consecuencia de lo anterior, países emergentes querrán proteger su moneda haciendo lo mismo, posiblemente generando inflación. Además, es importante monitorear los niveles de endeudamiento mundial.
  • Tensiones comerciales: La guerra comercial con China y la reconfiguración del comercio con México y Canadá frenará el crecimiento estadounidense y desplazará las cadenas de suministro.
  • Geopolítica: Adicional al incremento en el precio del petróleo en los pasados meses, las tensiones con Irán podrían suscitar mayores aumentos si el conflicto diplomático continúa escalando.
  • Proteccionismo en Europa: Brexit y la posibilidad de salida de otros países europeos de la Unión Europea provocará disrupciones en el mercado europeo, el mayor socio comercial de Estados Unidos.

 

¿Tu organización necesita asesoría para enfrentar el nerviosismo de los mercados? Envíanos un correo a info@riesgospoliticos.com.mx y con gusto te ayudamos.

 

 

Photo by Adeolu Eletu on Unsplash

Follow by Email
Twitter
Visit Us
Follow Me
LinkedIn
Share

Deja un comentario