fbpx

Mar del Sur de China, un peligro para el comercio mundial

Actualmente, el comercio marítimo se encuentra regulado la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS). Este régimen se estableció después de la Primera Guerra Mundial bajo la premisa de que impuestos y bloqueos al libre comercio interfiere con la paz mundial.

Esto significa que, salvo un determinado número de millas náuticas que les otorga a países derechos económicos exclusivos sobre sus mares, los mares son aguas internacionales en los cuales ningún Estado ejerce soberanía. Este régimen promueve la cooperación entre gobiernos para proteger a buques mercantes y garantiza el derecho de paso. Si hay menor incertidumbre, los riesgos son menores, lo cual incentiva a la creación de más redes de intercambio y abarata el comercio internacional.

Sin embargo, desde 1947, China ha declarado que cuenta derecho sobre las aguas en la “Línea de los nueve puntos”. Esta línea demarca la mayor parte del Mar de Sur de China, mar en el cual colindan las zonas económicas exclusivas de seis países y por el cual fluye aproximadamente un tercio del comercio internacional, valuado en 3.4 billones de dólares anuales, de acuerdo con un estudio del Center for Strategic and International Studies.

El gobierno chino argumenta que tiene el derecho histórico sobre estas aguas. Esto significa que, si logra imponer su propio régimen por encima de la UNCLOS, podría imponer impuestos a los buques mercantes. En este sentido, es conocido que China se encuentra construyendo islas artificiales con infraestructura militar en el Mar de Sur de China.

Los reclamos de China presentan un riesgo ya que, de realizarse, constituyen un precedente para que otros países costeros y altamente dependientes del comercio busquen incrementar sus ganancias al imponer controles al paso de buques en puertos o estrechos estratégicos. Esto a su vez conlleva el riesgo de militarización ya que, ante la ausencia de un régimen de protección compartida, cada país y cada empresa de transportes deberá velar por la protección de sus buques.

Estos son riesgos globales, pero también existen riesgos que afectan a empresas en el corto plazo. Un ejemplo es el riesgo de elevación de costos de transporte. La razón primordial por la cual transita tanto comercio en el Mar del Sur de China es porque cuenta con estrechos naturales que facilitan el comercio intercontinental. El más transitado es el Estrecho de Malaca, ya que es la ruta más rápida para conectar los océanos Pacífico e Índico. Este estrecho es la ruta más económica para mover bienes entre Asia, India, África y la Península Arábiga. Si un acontecimiento militar o político obligara a los buques mercantes a buscar nuevas rutas, los costos de transporte y riesgos por piratería aumentarían considerablemente.

Se estima que tomar la segunda ruta más económica (por el Estrecho de Sunda) elevaría los costos de transporte en aproximadamente 65 millones de dólares, lo cual representaría pérdidas enormes para las empresas que comercian vía esta ruta. Cualquier eventualidad que fuerce a los buques a rodear Indonesia o incluso Australia elevaría los costos aún mucho más. Además, estas disrupciones al comercio en el corto plazo pueden traducirse en incertidumbre para los mercados financieros en el mediano y largo plazo.

Existe evidencia que, desde 2015, China tiene interés en mantener presencia militar en el Mar de Sur de China. Y, en 2016, un arbitraje internacional entre China y Filipinas determinó, bajo UNCLOS, que el reclamo histórico de China no tiene fundamento en el Derecho Internacional. Estos dos casos contrapuestos demuestran que la tensión en la región se está elevando y no parece haber punto medio entre los reclamos históricos de China y el régimen de comercio prevalente.

 

¿Necesitas asesoría sobre las posibles afectaciones al comercio mundial y cómo impactarían en los objetivos comerciales de tu empresa? Escríbenos a info@riesgospoliticos.com.mx para ayudarte.

 

Photo by Kyle Ryan on Unsplash

Follow by Email
Twitter
Visit Us
Follow Me
LinkedIn
Share

Deja un comentario