fbpx

La trascendencia de monitorear riesgos locales para prevenir pérdidas millonarias. El caso del sindicato portuario de la costa oeste de EE.UU.

Nunca en la historia había existido una red de infraestructura en comunicaciones y de intercambio de capital tan densa como en la actualidad. Este grado de interconexión implica que alteraciones políticas en una localidad pueden generar disrupciones con impacto global.

Esto significa existen grandes intereses económicos manejados desde un pequeño número de ciudades y puntos. Donde se concentran intereses económicos, prevalecen intereses políticos. Por lo tanto, basta una alteración política en uno de estos puntos para interrumpir operaciones y cadenas de suministro a nivel mundial.

En 2014, se inició la renegociación del contrato colectivo entre trabajadores portuarios de la Costa Oeste de Estados Unidos y la Asociación Marítima del Pacífico, que agrupa a todos los empleadores de los puertos. Descontentos con el resultado de la negociación, los trabajadores portuarios se manifestaron reduciendo deliberadamente su productividad. Aproximadamente, el 40% del comercio de Estados Unidos se lleva a cabo en tan sólo dos puertos: Los Ángeles y Long Beach, ambos en la Costa Oeste.

Así, los continuos frenos de carga y descarga de buques a lo largo de varios meses causaron un congestionamiento en los puertos. Este congestionamiento provocó que aumentaran los costos de envío, de almacenamiento y los tiempos de entrega de todos aquellos productos que entran o salen por estos puertos. Lo anterior provocó pérdidas multimillonarias:

  • 75 mil millones de dólares diarios para el sector agrícola. Los alimentos que no se descargaban a tiempo se pudrieron en los contenedores.
  • Siete mil millones de dólares anuales para el sector minorista. Las ventas disminuyeron debido a inventario que no se completaba por interrupción de importaciones.
  • 40 millones de dólares semanales para el sector agropecuario. La exportación de carne y pollo se detuvo, ocasionando pérdidas para empresas que venden estos bienes.
  • Empleo. Tal fue el caso de Montevista Farming Co., que tuvo que despedir a un tercio de sus empleados por la reducción de exportaciones.
  • Productividad. Los congestionamientos forzaron a las empresas a buscar rutas alternativas, lo que ocasionó un incremento significativo de costos por transporte y retrasos en los tiempos de entrega.

Este caso demuestra que riesgos locales tienen la capacidad de ralentizar la economía global a través de la interrupción de cadenas de suministro. Además de generar pérdidas millonarias en diversas industrias.

Ahora bien, este evento no tuvo que haber tomado a nadie por sorpresa. Eran ampliamente conocidas las tensiones entre el sindicato de trabajadores portuarios y la Asociación Marítima del Pacífico. A principios de 2014 – seis meses antes del fin de la vigencia del contrato colectivo – ya se habían emitido comunicaciones y reportes, como el de la empresa Global Transportation Services Inc., advirtiendo sobre la necesidad de contar con planes de contingencia ya que se previa que los empleados pudieran irse a huelga.

Así, las empresas y sectores afectados por la disminución intencional de la productividad de los empleados portuarios hicieron caso omiso de las alertas que se iban prendiendo con respeto a la posible interrupción de operaciones en los puertos. Pudieron haber organizado planes de contingencia con muchos meses de anticipación. Esto demuestra la necesidad de tener mecanismos de monitoreo de riesgos que permitan mitigar crisis.

 

En Riesgos Políticos, S.C., podemos ayudar a que su empresa establezca mecanismos de efectivos de gestión de riesgos y manejo de crisis. Comuníquese con nosotros al correo info@riesgospoliticos.com.mx.

 

Photo by chuttersnap on Unsplash

Follow by Email
Twitter
Visit Us
Follow Me
LinkedIn
Share

Deja un comentario