fbpx

Incongruencias del gobierno federal

El que incluso voces abierta y tradicionalmente defensoras del gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador ya hayan solicitado que el Congreso se pronuncie en contra del Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2019-2024, presentado por la Secretaría de Gobernación a la Cámara de Diputados, habla de la ínfima calidad del documento. Sin duda alguna, este Plan es decepcionante por donde se mire, formas y fondo dejan mucho que desear para un país que se ubica como la decimoquinta economía a nivel mundial.

Sin embargo, quiero detenerme en un punto que se menciona vagamente en el PND, el de la eficiencia en la administración pública y el uso de tecnologías de la información. No es noticia que las dependencias federales se encuentran sujetas a recortes presupuestales de dimensiones importantes, lo que ha traído como consecuencia el despido masivo de servidores públicos.

Como lo escribió la Dra. Viridiana Ríos en el Excelsior, el domingo 5 de mayo, el despido masivo de servidores públicos solo va en detrimento de la calidad y eficiencia del gobierno, para crear e implementar políticas públicas, incluidos los programas de desarrollo social. Es darse un balazo en el propio pie.

Ahora bien, la única forma de conciliar estas dos problemáticas es si se genera una revolución tecnológica en la administración pública federal; es decir, la forma en que se puede armonizar el despido masivo de servidores públicos, el ahorro presupuestario y aumentar la eficiencia del gobierno, es invirtiendo en la transformación digital de la administración pública. Para lo cual, en el corto plazo se tendrían que hacer inversiones millonarias, pero –a la larga– podría verse la transformación que el Presidente ha manifestado quiere realizar.

El detalle está en que esta revolución digital o tecnológica no está plasmada en el PND. Así, no parece que el gobierno tenga claro cómo va a generar mayor eficiencia sin funcionarios que implementen sus políticas. Si el gobierno no está dispuesto a invertir en el uso de tecnologías de la información, como forma de sustituir al personal despedido, se ve complicado que pueda sostenerse en pie durante seis años. Se ve más complicado cómo y quién pueda repartir apoyos sociales, ¿o es que esa tarea la harán militantes de Morena?

Por cierto, este despido masivo significa que los ahora exfuncionarios han podido solicitar el pago del Seguro de Separación Individualizado a MetLife; pero, dado que se dio por terminado el contrato con la aseguradora para brindar este seguro a los funcionarios públicos en activo, la SHCP tuvo que llegar a un acuerdo con la aseguradora a fin de que los aún servidores no puedan disponer de su dinero ahorrado bajo esta figura en una exhibición, sino en mensualidades. Lo anterior para evitar la quiebra de MetLife, pero en detrimento –una vez más– de los derechos de los trabajadores del Estado. Esto es muestra de las maromas que ha tenido que hacer el gobierno para cumplir con las políticas de austeridad del Presidente.

Ricardo Solano Olivera, MSc.

 

Columna originalmente publicada en https://laopinion.de/2019/05/07/incongruencias-del-gobierno-federal/

Photo by Emily Morter on Unsplash

Follow by Email
Twitter
Visit Us
Follow Me
LinkedIn
Share

Deja un comentario