fbpx

La Guardia Nacional, ¿una agencia de seguridad privada?

El pasado 26 de marzo se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Decreto por el que se crea la Guardia Nacional (GN). En el decreto se estipula que esta nueva corporación asumirá las responsabilidades establecidas en los artículos 2 y 8 de la Ley de la Policía Federal, en tanto se publique la Ley de la Guardia Nacional, para lo cual se le dio un plazo de 60 días naturales al Congreso. El decreto señala –asimismo– que esta Ley deberá establecer “los supuestos para la coordinación y colaboración de la GN con las instituciones de seguridad pública de las entidades federativas y de los Municipios” y “Las reglas para determinar las aportaciones de las entidades federativas y Municipios cuando soliciten la colaboración de la Guardia Nacional para la atención de tareas de seguridad pública de competencia local”.

Si bien se establece que la GN asumirá responsabilidades de la Policía Federal (PF), esta corporación no la sustituirá, ya que la PF lleva a cabo acciones sustantivas que no pueden desaparecer. De igual forma, las policías Militar y Naval no habrán de desaparecer, sino que algunos efectivos de estas corporaciones serán reasignados a la GN, al igual que alguna o algunas de las divisiones de la PF. Por tal motivo, la función principal de la Guardia Nacional será la de coadyuvar con las agencias de seguridad locales, para brindar seguridad pública a nivel estatal y municipal. La GN no tendrá como responsabilidad el combate al crimen organizado, sino mejorar las condiciones de seguridad para los ciudadanos de a pie, a través de la colaboración con gobiernos locales.

No obstante, si esta colaboración estará sujeta a una aportación o retribución, es tanto como establecer el pago por los servicios de la GN, convirtiéndola en una corporación privada. Vale la pena preguntarse porqué se tienen que usar los impuestos para pagar servicios de seguridad al gobierno federal, cuando la seguridad es la función principal del Estado. Es claro que la gran mayoría de los estados han sido omisos a los llamados y estrategias que, desde 2006, ha solicitado e implementado el gobierno federal a fin de modernizar y mejorar sus agencias de seguridad. Crear una corporación federal para “colaborar” con autoridades locales, en tareas de seguridad pública, cuya responsabilidad recae en los gobiernos estatales y municipales, es tanto como darse por vencido en la búsqueda de que los gobiernos estatales y municipales mejoren cuerpos policiales.

¿Qué incentivos tendrán los gobernadores para mejorar sus agencias de seguridad, si el gobierno federal está creando una corporación específica para brindar seguridad en sus estados y apoyar en tareas de seguridad pública? Será más fácil “contratar” a la Guardia Nacional para hacerse cargo de la seguridad pública estatal y municipal, que elevar las condiciones de las agencias de seguridad locales. Los ciudadanos estaríamos pagando, a través de nuestros impuestos, dos o tres veces al Estado, por servicios de seguridad pública al “contratar” los servicios de la Guardia Nacional.

 

Ricardo Solano Olivera, MSc.

Columna originalmente publicada en https://laopinion.de/2019/04/09/la-guardia-nacional-una-agencia-de-seguridad-privada/.

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter
Visit Us
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *