fbpx

¿Debemos preocuparnos por el ataque contra la petrolera Aramco?

El pasado sábado, instalaciones de la petrolera saudí Aramco, en Abqaiq, y en el campo petrolero de Khurais fueron atacadas con drones, utilizando tecnología muy sofisticada. En principio, los rebeldes yemenís Houthis se adjudicaron el ataque; este grupo ha sido combatido por el Reino Saudí durante los últimos cuatro años. Irán, por otro lado, respalda a los rebeldes yemenís. En este sentido, reportes apuntan a que la tecnología utilizada para llevar a cabo los ataques provino de Irán.

El ataque ocasionó la interrupción del 5% de la oferta mundial de petróleo, una situación nunca vista, ni durante la invasión iraquí a Yemen, ni por el embargo petrolero a Irán. En principio, las reservas saudís tratarán de mantener sin interrupción el flujo de crudo, sin embargo, los especialistas en el tema estiman que las reparaciones para normalizar la producción tanto en la planta de Abqaiq como en el campo de Khurais tardarán meses.

Los precios del petróleo a nivel mundial ya han empezado a subir. Lo más preocupante, no obstante, es que los países dependientes del crudo saudí tendrán que buscar alternativas para su abastecimiento. Es aquí donde empezaremos a ver el juego geopolítico de las potencias, ya que esta interrupción se da justo en el momento en que el mundo atestigua una guerra comercial entre China y Estados Unidos, y tensiones de las potencias occidentales con Irán y con Rusia.

Estados Unidos, para fines prácticos, es autosuficiente en energéticos gracias al fracking y lo poco que importa de Arabia Saudita puede ser fácilmente subsanado aumentando la extracción de crudo por esta vía, aunque a mayores costos. Por otro lado, los saudís son el segundo exportador de petróleo para el mercado chino, solo después de Rusia. Sin el petróleo saudí, la economía china podría verse afectada en el corto plazo, disminuyendo aún más su crecimiento económico y afectando la economía mundial. Asimismo, los sudcoreanos y japoneses dependen en gran medida del petróleo saudí.

A Estados Unidos no le conviene que el precio del petróleo regrese a los tres dígitos, porque mermaría su crecimiento económico a través del aumento de los precios de su producción industrial. Rusia, en cambio, dado que es un país exportador de petróleo, le conviene que los precios suban. Así, tanto China como los europeos se verían afectados por un incremento en los precios del petróleo y energéticos rusos. La forma como se podría dar la vuelta y mantener los precios bajos hasta que los saudís reparen sus instalaciones, es comprando a Irán.

No obstante, hoy Estados Unidos mantiene sanciones contra los iranís. Así, el que chinos y europeos sustituyan el crudo saudí con el iraní generaría mayores conflictos diplomáticos entre Estados Unidos y estas potencias. Este ataque podría traer consecuencias gravísimas para la economía mundial. México no será ajeno a las problemáticas que a partir de aquí se desarrollen, sobre todo si esto significa una desaceleración del crecimiento mundial mucho más pronunciada de lo que ya se espera.

Ricardo Solano Olivera, MSc.

 

Columna originalmente publicada en https://laopinion.de/2019/09/17/debemos-preocuparnos-por-el-ataque-contra-la-petrolera-aramco/

Follow by Email
Twitter
Visit Us
Follow Me
LinkedIn
Share

Deja un comentario