fbpx

¿Competencia desleal? El caso Peñafiel

Una investigación elaborada por Consumer Reports, donde se analizaron 130 marcas de agua embotellada que se comercializan en Estados Unidos, reveló que al menos seis marcas se encontraban arriba del límite de arsénico recomendado para el consumo humano. Una de las marcas en esta lista fue la compañía de origen mexicano Peñafiel.

La investigación apuntó que el agua mineral Peñafiel contiene en promedio 18.1ppb de arsénico cuando el límite recomendado es de 10 ppb. Se sabe que la exposición prolongada al arsénico es asociada directamente con padecimientos como presión arterial alta, trastornos en la piel, diabetes y riesgos de cáncer.

Keurig Dr. Pepper, compañía propietaria de la marca, envío un comunicado en donde anunció la suspensión temporalmente de la producción en sus plantas de Tehuacán, Puebla, y de Tlajomulco, Jalisco, que es de donde surge la producción que se destina al mercado estadounidense. Además, informó que se estaba por concluir la instalación de nuevos sistemas de filtrado para reducir la cantidad de arsénico en la bebida.

Ante dicha situación, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) llevaron a cabo visitas a plantas de Peñafiel con la intención de determinar si el producto en México es saludable para los consumidores. Los resultados fueron favorables para Peñafiel. La Profeco señaló que, después de hacer las pruebas correspondientes, concluyeron que el agua mineral de Peñafiel cumple con los estándares estipulados en la NOM-201-SSA1-2015 para su comercialización.

Así, el pasado 1 de mayo, la fábrica de Peñafiel en Puebla regresó a sus operaciones normales. La empresa confía que lo sucedido se supere pronto. Actualmente, en su sitio web puede leerse lo siguiente “En Grupo Peñafiel queremos reiterar que nuestra principal prioridad es brindar productos de la más alta calidad a cada uno de nuestros consumidores. Por consiguiente, nos referimos al tema que se ha comentado en los medios de comunicación acerca de los niveles de arsénico contenidos en el agua mineral” seguido de los resultados de los estudios realizados en sus plantas de producción.

Por su parte, el procurador federal del consumidor, Ricardo Sheffield, comentó que es probable que esta situación se haya originado debido a los intereses particulares de alguno de los patrocinadores de Consumer Reports ya que el arsénico existe de forma natural en el agua y en otros productos. En este sentido, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos no emitió ningún tipo de opinión respecto al producto de la marca Peñafiel, por lo que, concluye el procurador, es probable que se haya derivado de una treta comercial por parte de los competidores estadounidenses.

No se ha revelado cifras en cuanto a las afectaciones que sufrió Peñafiel con estos incidentes, pero se debe de reconocer que el manejo rápido y efectivo por parte de los directores ayudó a evitar que esta crisis se expandiera.

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter
Visit Us
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *