fbpx

¿Alguien entiende qué se negoció?

El pasado 7 de junio los gobiernos de México y Estados Unidos emitieron un comunicado conjunto en relación con los acuerdos, o principios negociados (depende a qué gobierno o funcionario se le pregunte lo que se negoció), sobre los flujos migratorios que van de Centroamérica hacia nuestro vecino del norte. El gobierno mexicano, no obstante, anunció con bombo y platillo que la amenaza de la imposición de aranceles a las exportaciones mexicanas a EEUU se habría superado gracias a esta negociación. Con el paso de los días, no obstante, no queda claro que esto haya sido así.

En primer lugar, el comunicado conjunto no menciona absolutamente nada sobre la amenaza de la imposición de aranceles, ¿cómo dejó el gobierno mexicano que el comunicado conjunto por medio del cual se da a conocer la negociación para evitar la imposición de aranceles no mencione nada al respecto? El mismo viernes por la tarde, el Presidente Trump señaló, a través de Twitter, que gracias al acuerdo alcanzado México compraría más productos agrícolas de Estados Unidos. Además, durante el fin de semana, Trump insistió en que, a su debido tiempo, México daría conocer otros acuerdos que se negociaron, pero que no han salido a la luz pública y que llevarían a la cooperación entre ambos países a otro nivel.

No solo el gobierno mexicano se tardó en desmentir las afirmaciones del Presidente estadounidense, sino que lo hizo de la manera más tibia posible. Nuestra embajadora en EEUU, Martha Bárcena (quien es tía política de la esposa de Andrés Manuel López Obrador), dio una entrevista al programa Face the Nationde la CBS (visiblemente nerviosa) y no solo no negó los dichos de Trump, sino que dijo que era lógico que, no habiendo aranceles, México aumentaría la compra de productos agrícolas. Lo cual no tiene lógica, no imponer aranceles (es decir, manteniendo las reglas comerciales que ya se tienen entre ambos países) no significa que México necesitara aumentar la compra de productos agrícolas.

Por otro lado, en la conferencia de prensa matutina del lunes, el Canciller Marcelo Ebrard señaló que los equipos negociadores se volverán a sentar a la mesa en 45 días, para evaluar la estrategia migratoria; esto en respuesta a que Trump indicó en Twitter que la amenaza de imponer aranceles sigue vigente y los impondrá si el gobierno mexicano no cumple con lo pactado. Es decir, el equipo negociador mexicano no logró que el gobierno estadounidense levantara su amenaza, solo consiguió una prórroga de 45 días. El grave problema es que el gobierno mexicano, en lugar de neutralizar las amenazas que la campaña de reelección de Trump supone, le está comprando al gobierno estadounidense que es responsable de los problemas de aquel lado del Río Bravo, negociando en consecuencia.

Así, seguimos sin saber cuáles fueron los términos reales de la negociación entre México y Estados Unidos. Trump sigue develando poco a poco, a través de Twitter, aspectos que el gobierno mexicano no ha informado; mismos que ni son desmentidos, ni confirmados. Nuestros impuestos no deberían irse a pagar una estrategia impuesta por el gobierno estadounidense, porque, hasta donde se sabe, el gasto para evitar que migrantes lleguen a Estados Unidos correrá por cuenta de México ¿O qué fue lo que realmente se negoció?

Ricardo Solano Olivera, MSc.

 

Columna originalmente publicada en https://laopinion.de/2019/06/11/alguien-entiende-que-se-negocio/.

Photo by Max Böhme on Unsplash

Follow by Email
Twitter
Visit Us
Follow Me
LinkedIn
Share

Deja un comentario