fbpx

Air Europa, una crisis por ¿discriminación?

En 2013, una aerolínea española conocida como Air Europa tuvo un incidente con una pasajera en silla de ruedas después de negarle acceso por no llevar un acompañante. La pasajera Mara Zabala, de origen español, reclamó a los empleados de la aerolínea por no permitirle abordar el avión. Los empleados de la aerolínea argumentaron que, por política de seguridad, era necesario que la pasajera tuviera un acompañante que pudiera asistirle en caso de una emergencia.

Zabala, que por cierto es experta en comunicación social, recurrió a Twitter para denunciar a la empresa que le prohibía viajar sin acompañante cuando otras empresas sí lo permiten. Bajo los hashtags “#denuncia #discapacidad #denuncia”, en poco tiempo alcanzó miles de retuits, por lo que el mensaje de denuncia rápidamente ganó popularidad.

El tuit generó muchas críticas a la empresa no sólo por negarle el servicio a Zabala -cuando ella ya había viajado sola anteriormente con Air Europa- sino por no contar con facilidades para personas con movilidad reducida que otras aerolíneas sí ofrecían. El error de Air Europa fue ignorar los daños a su imagen que los comentarios en redes sociales estaban ocasionando. La compañía optó por hacer caso omiso del incidente. Lo más que llegó a hacer fue reiterar a Zabala lo que su política interna estipulaba sobre pasajeros en necesidad de asistencia adicional. A falta de una estrategia de comunicación enfocada en mitigar la crisis, los comentarios en redes sociales continuaron escalando. Eventualmente, un problema en atención al cliente escaló hasta tocar un tema mucho más grande: el de discriminación.

El problema escaló hasta captar la atención de legisladores españoles y, eventualmente, la Comisión Europea. El Partido Popular de España solicitó a Air Europa llevar a cabo una reunión para discutir el incidente. Ante la negativa de Air Europa, el Partido Popular español presentó el caso ante la Comisión Europea mediante el Grupo del Partido Popular Europeo.

Al poco tiempo, la Comisión Europea publicó un informe sobre la legislación vigente que permite a aerolíneas solicitar a un pasajero en silla de ruedas que viaje con un acompañante. El informe expuso que la legislación contribuye a que las aerolíneas se beneficien de obligar a usuarios con discapacidad a comprar otro boleto de avión. Con base en este informe, Zabala recurrió a diversos organismos de protección a personas con discapacidad, exponiendo que la legislación es claramente discriminatoria. Uno de estos organismos, el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad, exigió a Air Europa cambiar su política interna por iniciativa propia ya que la regulación vigente no los garantiza. Por su parte, la Comisión Europea anunció que la regulación a aerolíneas en materia de seguridad se revisaría con el fin de atender problemas como el de Zabala, pero a la fecha no ha habido cambios.

El caso de Air Europa demuestra que la omisión de un problema es un problema en sí mismo, a veces igual de dañino para la reputación que tomar una decisión equívoca al respecto. Empezando por un tuit, la magnitud de la crisis escaló hasta alcanzar las salas de instancias gubernamentales nacionales y supranacionales. Una estrategia de silencio ante el problema contribuyó a aumentar la crisis ya que, para muchos usuarios, parecía que la empresa no estaba haciendo nada para resolver el problema.

¿Tienes dudas sobre cómo manejar crisis en reputación? Escríbenos a info@riesgospoliticos.com.mx para brindarte la asesoría que necesitas.

 

 

Photo by Doug Maloney on Unsplash

Follow by Email
Twitter
Visit Us
Follow Me
LinkedIn
Share

One thought on “Air Europa, una crisis por ¿discriminación?

Deja un comentario